William Patrick Roberts (5 de junio de 1895 – 20 de enero de 1980) fue un artista británico. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Los vorticistas del Restaurant de la Tour Eiffel”, fechado en 1915.

The Vorticists at the Restaurant de la Tour Eiffel: Spring, 1915 1961-2 by William Roberts 1895-1980

En los años anteriores a la Primera Guerra Mundial, Roberts fue pionero, entre los artistas ingleses, en el uso de imágenes abstractas. En años posteriores describió su enfoque como el de un “cubista inglés”. En la Primera Guerra Mundial sirvió como artillero en el Frente Occidental, y en 1918 se convirtió en un artista de guerra oficial. La primera exposición individual de Roberts tuvo lugar en la Chenil Gallery de Londres en 1923, y varias de sus pinturas de los años veinte fueron adquiridas por la Contemporary Art Society para galerías provinciales del Reino Unido. En la década de 1930 se podría decir que Roberts estaba en la cima de su arte; pero, aunque su trabajo se exhibía regularmente en Londres y, cada vez más, a nivel internacional, siempre tuvo problemas económicos. Esta situación empeoró durante la Segunda Guerra Mundial, aunque Roberts llevó a cabo algunos encargos como artista de guerra.

Roberts es probablemente mejor recordado por las grandes, complejas y coloridas composiciones que exhibió anualmente en la exposición de verano de la Royal Academy desde la década de 1950 hasta su muerte. Tuvo una gran retrospectiva en la Tate Gallery en 1965, y fue elegido miembro de pleno derecho de la Real Academia en 1966. Recientemente ha habido un renacimiento del interés en el trabajo de este artista que siempre ha trabajado fuera de la corriente principal.

Roberts estaba intrigado por el Post-Impresionismo y el Cubismo, un interés alimentado por sus amistades en la Slade (en particular con Bomberg), así como por sus viajes por Francia e Italia después de dejar la Slade en 1913. Más tarde, en 1913, se unió a los Talleres Omega de Roger Fry durante tres mañanas a la semana. Los diez chelines a la vez que Omega pagaba le permitieron crear desafiantes pinturas de estilo cubista como The Return of Ulysses (ahora propiedad del Museo del Castillo y la Galería de Arte de Nottingham). Después de dejar Omega, fue absorbido por Wyndham Lewis, que estaba formando una alternativa británica al futurismo. Ezra Pound había sugerido el nombre de Vorticismo, y el trabajo de Roberts apareció en ambas ediciones de la revista literaria Vorticist BLAST. Roberts fue signatario del Manifiesto Vorticista que apareció en la primera edición de la revista. El propio Roberts prefirió la descripción “cubista” para su obra de este período. Dos óleos a gran escala expuestos en la exposición de 1917 del Penguin Club Vorticist en Nueva York, y comprados por John Quinn, se perdieron posteriormente, pero la naturaleza radical del “estilo cubista” de Roberts se evidencia en The Toe Dancer (propiedad del Victoria and Albert Museum) y en los recientemente redescubiertos Boxers, ambos exhibidos con el London Group en 1915.

Si te ha gustado la obra, visita la tienda online de Licores Reyes y encuentra las mejores propuestas del mundo del vino hoy mismo: https://www.licoresreyes.es/shop

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes