Categoría: El vino en el Arte

“Los hermanos Clarke tomando vino con otros caballeros” (1730-1735), de Gawen Hamilton

Gawen Hamilton (1698 – 1737), fácilmente confundido con el posterior y más prominente artista Gavin Hamilton, era un pintor escocés que trabajaba en Londres, miembro del Rose and Crown Club. Fue una de las primeras oleadas de pintores británicos de “piezas de conversación” junto con contemporáneos como William Hogarth y Charles Philips. Estas son obras que representan grupos de amigos, familias y conocidos que a menudo se dedican a una variedad de actividades elegantes como jugar a las cartas o tomar el té. Algunas de las piezas de Hamilton representan reuniones de artistas y artesanos como el propio Rose and Crown Club. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Los hermanos Clarke tomando vino con otros caballeros”, fechado entre 1730 y 1735.

Leer más

“Bodegón con frasco de aceitunas” (1760), de Jean-Baptiste-Siméon Chardin

Jean-Baptiste-Siméon Chardin (París, 2 de noviembre de 1699 – 6 de diciembre de 1779), está considerado como uno de los más importantes pintores franceses del siglo XVIII. Se le conoce principalmente por sus naturalezas muertas y sus retratos. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Bodegón con frasco de aceitunas”, fechado en 1760.

Leer más

“La sociedad de diletantes” (1777), de Joshua Reynolds

Joshua Reynolds, Royal Academy, Royal Society, FRSA (16 de julio de 1723 – 23 de febrero de 1792), fue uno de los más importantes e influyentes pintores ingleses del siglo XVIII, especialista en retratos y promotor del “Gran estilo” en pintura que dependía de la idealización de lo imperfecto. Fue uno de los fundadores y el primer Presidente de la Royal Academy. El rey Jorge III apreció sus méritos y lo nombró caballero en 1769. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “La sociedad de diletantes”, fechado en 1777.

Leer más

“Gusto, oído y tacto” (1620), de Jan Brueghel el Viejo

Jan Brueghel el Viejo (pronunciación: /jɑn ˈbɾøːɣəl/; Bruselas, 1568 – Amberes, 1625) fue un pintor flamenco, hijo de Pieter Brueghel el Viejo y padre de Jan Brueghel el Joven. Fue apodado Brueghel “el Terciopelo”, “la Flor” o “el Paraíso”, debidos los dos últimos nombres a sus temas favoritos y el primero por su dominio en la pintura de telas. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Gusto, oído y tacto”, fechado en 1620.

Leer más

“Soutine” (1917), de Amedeo Modigliani

El pintor italiano Amedeo Modigliani formó parte del grupo de artistas de vanguardia que a principios del siglo XX se asentaron en París y compartieron experiencias vitales y artísticas. A pesar de ello, se mantuvo prácticamente al margen de los ismos y desarrolló un estilo figurativo centrado en la figura humana, con un interés especial en el rostro y el cuerpo femenino. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Soutine”, fechado en 1917.

Leer más

“Parisino con una botella de vino y un trozo de pan” (1906), de Edward Hopper

El pintor estadounidense Edward Hopper fue uno de los principales representantes del realismo del siglo XX. A pesar de que durante gran parte de su vida su obra pictórica no recibió la atención de la crítica ni del público y se vio obligado a trabajar como ilustrador para subsistir, en la actualidad sus obras se han convertido en iconos de la vida y la sociedad moderna. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Parisino con una botella de vino y un trozo de pan”, fechado en 1906.

Leer más
Cargando

Sígueme en Twitter