Jacques Linard (1597 – 1645), fue un pintor barroco francés especializado en la realización de bodegones y Vanitas. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Uvas sobre la mesa”, fechado en 1631.

Uvas sobre la mesa (1631), de Jacques Linard

Nacido en Troyes, fue bautizado el 6 de septiembre de 1597 en la iglesia de Saint-Rémy. En la partida de bautismo se nombra a su padre, Jehan Linard, como maestro pintor, aunque no se conoce ninguna obra suya. Desde los primeros años de la década de 1620 se le encuentra activo en París, donde falleció y fue enterrado el 12 de septiembre de 1645. Una hermana, casada con Claude Baudesson, fue madre de otro célebre pintor de naturalezas muertas, Nicolas Baudesson. De Linard se conocen en la actualidad unas cincuenta obras, encabezadas por un sorprendente Flautista de colección privada. En su mayor parte se trata de naturalezas muertas caracterizadas por la precisión naturalista, en las que introduce en ocasiones significados morales en la forma de vanitas (Vanitas, Museo del Prado, Vanitas a la luz de la vela, 1644, Fundación Gustav Rau) o como alegorías de los cinco sentidos y de los cuatro elementos (Museo del Louvre, 1627, Museo de Bellas Artes de Estrasburgo, 1638).

Su producción la constituyen principalmente pintura de flores y frutas. Linard fue uno de los primeros pintores, junto con Louise Moillon, en introducir la figura femenina en el género, envolviéndola con motivos de las naturalezas muertas, como en Mujer con flores y Mujer con frutas, ambas en una colección privada de París. Las obras de Linard acusan, ya desde sus inicios, fuertes influjos de la escuela flamenca, especialmente de los bodegones de Jan Brueghel, pero también consiguió transmitir a sus composiciones la elegancia característica del bodegón francés. Linard es, junto con sus contemporáneos Louise Moillon y Pierre Bouclé, una de las grandes figuras del género en Francia.

Las obras de su etapa de madurez se tornan más alegóricas. De este último periodo son Los cincos sentidos (Estrasburgo, Musée de Beaux Arts), de 1638, donde flores, frutas, una caja de música, un espejo, un juego de cartas y unas monedas evocan los distintos sentidos, y donde los elementos perecederos contrastan con los bienes perdurables y valiosos, simbolizando así el paso del tiempo.

Si te ha gustado la obra, visita la tienda online de Licores Reyes y encuentra las mejores propuestas del mundo del vino hoy mismo: https://www.licoresreyes.es/shop

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes