Adolf von Becker fue pintor finlandés de género y profesor de arte de ascendencia alemana. Fue uno de los primeros artistas finlandeses en estudiar en París. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Un juego de piquet”, fechada en 1869.

"Un juego de piquet" (1869), de Adolf von Becker

Becker nació en Helsinki, donde comenzó sus estudios artísticos en la recién fundada Escuela de Dibujo de la Sociedad de Arte Finlandesa; también estudió derecho. En 1853, completó su licenciatura en derecho y se hizo pasante en el Tribunal de Apelaciones de Turku. Mientras estuvo allí, continuó haciendo expediciones de dibujo en el campo y conoció a Robert Wilhelm Ekman, quien le animó a estudiar en la Real Academia Danesa de Bellas Artes. Siguió el consejo de Ekman y se graduó allí en 1856. En 1858, recibió una recomendación para estudiar con Thomas Couture en París, pero se sintió abrumado por la enorme y cosmopolita ciudad y se marchó para matricularse en la Kunstakademie Düsseldorf. Cuando Couture cerró sus estudios en 1860, Becker se inscribió y fue aceptado en la École des Beaux-Arts, donde estudió con Felix-Joseph Barrias, Ernest Hébert, Leon Cogniet y Leon Bonnat.

En 1864 viajó a España con una beca e hizo copias de los Viejos Maestros en Madrid. Más tarde visitó Italia y, a su regreso a Francia, alquiló un estudio fuera de París a Alfred Wahlberg, a quien había conocido en Düsseldorf. En 1868, regresó a Finlandia para trabajar en la escuela de dibujo de la Universidad de Helsinki, en sustitución del difunto Magnus von Wright. Allí fue nombrado profesor en 1879. Mientras tanto, en 1872, había comenzado su propia escuela privada de dibujo, probablemente para poner modelos de desnudos a disposición de sus estudiantes. Se le conocía como un profesor muy estricto, por lo que esta podría haber sido también una forma de ganar más control sobre el plan de estudios. Sin embargo, los estudios se vieron interrumpidos por sus frecuentes viajes. Entre sus alumnos más conocidos se encontraban Helene Schjerfbeck, Elin Danielson-Gambogi, Helena Westermarck y Akseli Gallen-Kallela. A medida que el siglo XIX llegaba a su fin, la generación más joven de artistas lo criticaba cada vez más por ser demasiado conservador. Esto llegó a su apogeo en la Exposición Universal de 1889, cuando la generación mayor, representada por Becker, Walter Runeberg y Berndt Lindholm, se enfrentó abiertamente con una facción más joven liderada por Ville Vallgren y Albert Edelfelt. Poco después, surgieron desacuerdos entre él y la Asociación Finlandesa de Arte (fi) y comenzó a exponer de forma independiente. Se retiró de la Universidad en 1892 y regresó a París. A medida que fue envejeciendo, los inviernos allí le parecieron demasiado fríos, por lo que se trasladó a Niza en 1904. Murió durante unas vacaciones en Vevey, Suiza, a la edad de 78 años.

Si te ha gustado la obra, y también te gusta el vino, no pierdas la oportunidad de conocer todas las propuestas del sector en la tienda online de Licores Reyes: http://tiendalicoresreyes.es

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes