Hendrick Jansz ter Brugghen, o Terbrugghen, (Deventer,1​ h. 1588 – Utrecht, 1 de noviembre de 1629) fue un pintor neerlandés, y un miembro destacado de los seguidores holandeses de Caravaggio — los llamados caravaggistas holandeses. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “The Merry Drinker”, fechado en 1625.

Hendrick_ter_Brugghen_-_The_Merry_Drinker

Ter Brugghen fue, junto con Gerrit van Honthorst, uno de los miembros más destacados de la escuela de los caravaggistas de Utrecht. La ciudad de nacimiento de este artista no se conoce con seguridad, sin embargo, la documentación conservada en La Haya sobre su padre, el jurista Jan Egbertsz. ter Brugghen, ha llevado a pensar que se produjera allí. Ter Brugghen estudió en Utrecht con Abraham Bloemaert, y viajó para completar su formación, como muy pronto en el verano de 1607, a Italia. Residió en Roma durante aproximadamente unos siete años, y donde según la tradición de la época conoció a Rubens y estableció contacto con los círculos de pintores caravaggistas, como Carlo Saraceni y Orazio Gentileschi aprendiendo la técnica del claroscuro. Según él mismo cuenta “ejerció” allí su arte “durante algunos años”, pero continua siendo una incógnita donde vivió ni las obras que realizó. Se cree que pintó un encargo para el altar de una Iglesia en Nápoles. En el verano de 1614 está documentado en Milán junto con Thyman van Galen, con quien regresó desde Italia a Utrecht, ciudad en cuyo gremio se registró ese mismo año. De esa fecha data su primera obra conocida: La cena de Emaús del Toledo Museum of Art, Ohio.

Entre su producción destacan los temas religiosos y las escenas de género, de las que son especialmente notables sus figuras de flautistas y muchachos. Su paleta es brillante y colorista, asimismo maneja de forma exquisita las gradaciones de luz y color y en sus obras se recrea en los detalles. El regreso de Gerrit van Honthorst y Dirk van Baburen a Utrecht desde Roma, entre 1620 y 1621, influyó de manera decisiva en su evolución estilística. Entre los tres artistas se creó un fructífero diálogo artístico que remite a Caravaggio y que les hizo aprender unos de otros. Entre sus mejores creaciones están La vocación de san Mateo, de 1621, del Central Museum de Utrecht, San Sebastián, de 1625, en el Allen Memorial Art Museum del Oberlin College, Ohio, y La Crucifixión, realizada hacia 1625, del Metropolitan Museum de Nueva York. Sus pinturas se consideran un nexo importante entre la Roma barroca y la escuela holandesa. Hendrick ter Brugghen murió en Utrecht en 1629.

Los temas favoritos de Ter Brugghen fueron figuras de medio cuerpo de bebedores o músicos, pero también produjo imágenes religiosas a gran escala y retratos de grupo. Llevaba consigo la influencia de Caravaggio, y en sus obras hay un dramático uso de la luz y la sombra, así como sujetos con una gran carga emotiva. Aunque murió joven, su obra fue bien recibida y tuvo gran influencia en otros. Su tratamiento de temas religiosos puede verse reflejado en la obra de Rembrandt, y elementos de su estilo pueden encontrarse asimismo en los cuadros de Frans Hals y Johannes Vermeer. Pedro Pablo Rubens describió la obra de ter Brugghen como «…por encima de todas las demás de los artistas de Utrecht».

¿Te gusta su obra? Si también te gusta el vino te recomendamos visitar la tienda online de Licores Reyes para conocer las mejores propuestas de nuestro sector: https://www.licoresreyes.es/shop

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes