Frédéric Bazille (Montpellier, Francia, 6 de diciembre de 1841 – Beaune-la-Rolande, Francia, 28 de noviembre de 1870) fue un pintor impresionista francés. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Recolectora de uvas”, fechado en 1865.

bazille

Bazille no era de la luminosa París. Era de la medieval Montpellier, una ciudad de provincias. Ahí desarrollaría su carrera tras descubrir a Delacroix. Le dejaron estudiar Bellas Artes si también estudiaba medicina, pero la vocación por la primera era demasiado fuerte y terminó abandonando la segunda.

Sus escasas obras son en su mayor parte de concepción moderna pero no propiamente impresionistas, sino más bien anticipadoras del movimiento. Se dedica al paisaje, al retrato y a la naturaleza muerta. Sus figuras en el paisaje aparecen extrañamente inmóviles y sus aristas afiladas y firmes les confieren una calidad casi escultural. Las figuras aparecen estilizadas. Sus obras están inspiradas en la Antigüedad y su estilo tiene un dibujo riguroso, es decir, muy marcado y con unos volúmenes destacados.

Bazille, influenciado por el creador vanguardista Pissarro, practica el mismo estilo de su amigo pero nunca alcanza la maestría y prestigio de él. A diferencia del realismo clásico que incorpora hasta el mínimo detalle, artistas como Bazille, pertenecientes a una época en que los europeos aumentaron su ritmo de vida y donde el tiempo era más escaso, se inclinan por esta forma de pintura, que siendo igualmente de corte realista, emplea el pincel para reflejar el matiz de las sombras que delinea los volúmenes, excluyendo la rigidez esquemática de estilos anteriores.

Si te ha gustado la obra, y también te gusta el vino, no pierdas la oportunidad de conocer todas las propuestas del sector en la tienda online de Licores Reyes: https://www.licoresreyes.es/

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes