¿Puede un vino tener su propia banda sonora? Ramón Bilbao así lo cree, por eso presenta su propia Melodía, Ramón Bilbao Reserva Wine Rhapsody. Una propuesta innovadora que logra llevar la sinestesia a su máxima expresión. El proyecto, creado por el colectivo Wine Loves Music, pretende fusionar vino y música a través de una mezcla de estilos compuestos exclusivamente para la bodega riojana a partir de varias encuestas realizadas a diferentes consumidores de Ramón BIlbao Reserva, quienes han definido con sus gustos personales el estilo y características de este vino, que posteriormente se ha traducido en notas musicales. “Por increíble que parezca, la música afecta al modo en el que percibimos el aroma y el sabor del vino. Cuando escuchamos una melodía no sólo el oído se pone en acción, también otros sentidos activan regiones del cerebro en función de la música que escuchamos.”, asegura Samuel Miranda, responsable de Wine Loves Music.

Ramón BIlbao Reserva Wine Rhapsody puede escucharse en la web. Para vivir la completa experiencia sensorial, además de la copa de vino, es imprescindible el uso de unos auriculares y un antifaz, todo ello en un entorno tranquilo y sin distracciones, que logre potenciar al máximo los sentidos, para poder disfrutar de una mezcla de estilos y sonidos que diseñan un fascinante recorrido por todos los matices del vino a través de la música. En este viaje el consumidor podrá apreciar la evolución del vino al mismo tiempo que la rapsodia cambia de estilo, embarcándose en una experiencia innovadora.

La composición creada por Wine Loves Music ha contado con la voz del contratenor David Batista, el piano y la composición de Samuel Miranda, el violonchelo de Tania Rodríguez y el saxo de Neftalí Robaina. Todos ellos han dado forma a esta melodía elegante que, al igual que Ramón Bilbao Reserva, alterna sensaciones vanguardistas con una esencia clásica.

“La transcripción musical de este vino nos lleva a la búsqueda de un neoclasicismo tímbrico, con armonías modernistas que fácilmente podrían basarse en el impresionismo, lo cual nos daría la libertad armónica suficiente para incorporar los principales aromas vinculados a Ramón Bilbao Reserva: frutos rojos, bosque, especias de nuevo mundo, pastelería y tostados.”, asegura Samuel MIranda.

Según esta rapsodia, “Ramón Bilbao Reserva es un Gentleman Moderno; intelectual, discreto, con un tono de voz grave y una personalidad pacífica y muy dada a la conversación. Le gusta la literatura, la montaña, y cuida mucho de sus valores heredados. Se siente muy vinculado a la tierra, y se interpreta como una pincelada de tradición en una era digital en la que se desenvuelve con soltura”

Ramón Bilbao Reserva, cuyo PVP es de 13,55 euros, está disponible en diferentes cadenas de alimentación, vinotecas de la firma y en el portal Club Venturio, la plataforma de comercio electrónico donde el amante del buen vino podrá encontrar el producto perfecto para cualquier ocasión.