La tradición, el diseño y la sostenibilidad no están reñidas, como prueba la nueva botella de la marca gallega de licores Ruavieja, que se convierte ahora en sostenible, utilizando para ello materiales de última generación respetuosos con el medio ambiente. Con un nuevo diseño, la botella de la marca de Pernod Ricard ha reducido su peso en 100 gramos, lo que equivale a un ahorro anual de 286 toneladas de CO2, ayudando así a reducir la utilización de materias primas, la energía utilizada en su fabricación y las emisiones de dióxido de carbono asociadas a su transporte.

Asimismo, la botella ha logrado ser totalmente reciclable gracias a la eliminación de la pintura opaca del modelo anterior, lo que permite que la botella entre en el ciclo de reciclaje y, junto a su propio material, el vidrio, hace que por naturaleza sea 100% reciclable.

Además, el nuevo envase incorpora un sleeve o etiquetado pionero en España, realizado a base de PET 100% reciclable gracias a su reducida densidad y por lo tanto mayor flotabilidad. Además, esta revolucionaria forma de etiquetado no utiliza dióxido de titanio en la impresión, la tinta más contaminante e incorpora un pre-corte para facilitar su retirada, indicado en el propio sleeve con el objetivo de seguir avanzando en la concienciación del consumidor en materia de reciclado.

Esta nueva botella de Ruavieja puede encontrarse ya en el punto de venta, en las siguientes referencias de la marca: el inconfundible Licor de Café, el legendario Aguardiente de Orujo, la clásica Crema, y la nueva y exclusiva Crema de Arroz. En el caso del tradicional Pacharán y el aromático Licor de Hierbas de la marca, ambas botellas son traslucidas por lo que son de por sí reciclables en su totalidad.

La suma de todos los cambios realizados en los distintos componentes con respecto a la anterior imagen hace que la marca Ruavieja haya dado un giro de 180º, “siendo el claro ejemplo del camino a seguir para convertir a una marca tradicional en una marca sostenible sin perder su esencia”, asegura la firma.

En palabras de Pedro Casablanca, director de Operaciones de Pernod Ricard España, “con este nuevo hito alcanzado reforzamos nuestro compromiso con el entorno y con la sociedad y lo hacemos innovando a través del uso de materiales exclusivos y de vanguardia tecnológica en materia de sostenibilidad. Esta nueva botella supone un paso más hacia nuestro objetivo de preservar los recursos naturales y alcanzar un mundo sin residuos”.