Londres, años 70. El movimiento punk estimuló un sentido generacional de la moda de aquella década y tomó la forma de un movimiento estético filosófico que se convertiría en una cultura en la ciudad británica. Años más tarde, MOM, la ginebra más transgresora, amplía su gama con el lanzamiento de MOM Rocks. Esta ginebra recoge la esencia de la estética de Londres de aquellos años y la de una London Dry Gin con una suavidad y un sabor que va un paso más allá.

Y es que con MOM Rocks cualquier amante de la ginebra podrá encontrar un gin & tonic clásico pero, a la vez, atrevido. Porque MOM Rocks comienza mostrando el estilo más clásico de una London Dry Gin y acaba con una fragancia y notas aromáticas de enebro y coriandro que la hacen sorprendente.

Para disfrutar de MOM Rocks, sírvase la ginebra en copa de balón muy fría con un twist de lima y un toque de pimienta negra. El cítrico aromatiza la copa, un buen preludio para disfrutar de una ginebra a la vez clásica y atrevida. God Save the Gin!