Karl Emanuel Jansson (7 de julio de 1846 en Finström – 1 de junio de 1874 en Jomala) fue un pintor sueco-finlandés, principalmente de escenas de género. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Marineros jugando a las cartas”, fechado en 1871.

Sailors Playing Cards (1871)

Su padre era granjero. El pintor parroquial, que le enseñaba a leer y escribir, lo inspiró a seguir una carrera artística. Después de haber sido aprendiz de zapatero durante un año, renunció para convertirse en asistente del pintor. En 1859, el vicario, Frans von Knorring, vio por casualidad algunos de los dibujos de Jansson y los envió a la Sociedad Finlandesa de Arte con una carta de recomendación. Como resultado, se le otorgó una beca para estudiar en la escuela de dibujo de la Sociedad en Turku, que estaba bajo la dirección de Robert Wilhelm Ekman. A su llegada, Ekman organizó el alojamiento y proporcionó los materiales de arte necesarios.

En 1862 se trasladó a Estocolmo para continuar sus estudios en la Real Academia Sueca de las Artes con Johan Fredrik Höckert, sin embargo, éste fue un período muy lento para la economía sueca y tuvo dificultades para vender sus obras. Finalmente, uno de sus lienzos que representaba al Hijo Pródigo fue premiado. En 1867 se graduó y recibió una beca estatal para estudiar en la Kunstakademie Düsseldorf con Benjamin Vautier. Este período fue el más decisivo en la determinación de su estilo. Asistió a clases hasta 1872, entre períodos pasados en casa en Finström.

Para entonces, le habían diagnosticado tuberculosis y se fue a Roma en busca de un clima más saludable. Al encontrar poco alivio, viajó a varios balnearios, incluidos Davos y Merano, sin ninguna mejora. Después de unos meses en Düsseldorf, regresó a casa por última vez. Una vez allí, se instaló en Jomala con un juez local y su esposa, que se ocupaba de él. En su lecho de muerte, se enteró de que había sido aceptado como miembro asociado de la Academia Imperial de las Artes.

Los sutiles interiores de Karl Emanuel Jansson muestran un gran talento. En varios de sus cuadros podemos encontrar vino, o vasos que lo contenían. Este es el caso de “Marineros jugando a las cartas”, fechado en 1871, donde encontramos un vaso de vino. Este se encuentra en la parte izquierda del cuadro en una tabla. Parcialmente vacío, el líquido ya había sido consumido por los marineros durante su partida de cartas.

Sailors Playing Cards (1871) 2

Si te ha gustado la obra, visita la tienda online de Licores Reyes y encuentra las mejores propuestas del mundo del vino hoy mismo: https://www.licoresreyes.es/shop

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes