Mahou San Miguel entra en el mundo de las ciders con el lanzamiento de La Prohibida, suponiendo además su primera incursión en una categoría de bebidas distinta a la cerveza o al agua mineral natural con un producto propio, ya que hasta ahora siempre lo había hecho mediante acuerdos de comercialización. La Prohibida se presenta como una bebida fresca, de intenso color dorado y baja graduación (4,5% volumen de alcohol). Se elabora a través de la fermentación natural de manzanas rojas y verdes, lo que le aporta un contraste de sabor ácido y afrutado.

Ya está disponible en formato botella de 20 y 25 centilitros y lata de 33 centilitros en los canales de alimentación y hostelería, así como en Solana, la plataforma de e-commerce de Mahou San Miguel. “Teníamos preparado este lanzamiento desde hace meses, ya que habíamos detectado la oportunidad de llegar con La Prohibida a un consumidor al que no le atrae el amargor de la cerveza pero quiere disfrutar de una bebida sin mucha graduación en sus momentos de socialización adulta”, afirma el director de Calidad, I+D+i y Medio Ambiente de Mahou San Miguel, Benet Fité.

“Con la crisis derivada de la pandemia, nos planteamos retrasar su salida a mercado por la inversión que ésta implica, pero decidimos seguir adelante para contribuir a la economía, ya que un lanzamiento de este tipo supone creación de valor para nuestros clientes de alimentación y hostelería, proveedores, distribuidores, en definitiva, para la cadena de valor”, añade.