Manuel Picolo López fue un pintor español que cultivó el paisaje y los temas de género. Se consagró como pintor decorativo de cuya actividad destaca la ornamentación que realizó para el Casino de Murcia. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos apreciar en Las fiestas de Baco, creación fechada hacia 1892.

Nació en la ya desaparecida calle del Trinquete de Murcia, y desarrolló su carrera artística entre Madrid y París gracias a la beca concedida en 1872 por la Diputación Provincial de Murcia. Se formó en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando de Madrid, gracias a una pensión que le fue concedida por la Diputación Provincial de Murcia en 1873. A su vuelta de París empezó a divulgar su obra en su natal Murcia.

Presentó sus obras a exposiciones locales y a las Nacionales de Bellas Artes y obtuvo tercera medalla en al edición de 1892 por el lienzo que nos ocupa, titulado ‘Las fiestas de Baco’. Desde 1876 realizó diversos trabajos para festejos como el Entierro de la Sardina y participó en varias ocasiones en los llamados Juegos Florales, certamen artístico y literario creado por Javier Fuentes y Ponte.

Recibió numerosos encargos de la Diputación de Murcia para decorar edificios oficiales, como la realización de los murales que adornarían los techos de los salones del Casino de Murcia, de los que solo han subsistido los del Salón de Baile. En Madrid desarrolló además una amplia labor como ilustrador en publicaciones de la época (La Ilustración Española y Americana, La Ilustración de Levante, Blanco y Negro, Nuevo Mundo, La Lidia, etc.) y en la Editorial Calleja, obteniendo varios premios.

¿Te ha gustado su obra? Si también te gusta el vino, te recomendamos que visites la tienda online de Licores Reyes y así encuentres las mejores propuestas del sector ¡Visítanos! http://tiendalicoresreyes.es

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes