Francesco Brunery (Turín, Italia; 1849 – 1926), también conocido como Frappachino Brunson o François Bruneri, fue un pintor italiano. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Lacryma Christi”, el famoso vino napolitano, fechado hacia 1898.

Estudió con Jean-Léon Gérôme y Léon Bonnat y recibió una mención de honor en el Salón de París de 1903. Se le asocia con el clasicismo y el arte anticlerical.

François Brunery expuso en el Salon des artistes français de 1898 a 1914 y recibió una mención de honor en 1903. Se especializó en la pintura de género anticlerical, representando a cardenales dedicados a frívolas distracciones en interiores palaciegos. Sus composiciones están pintadas a partir de fotografías en las que pone en escena a sus modelos disfrazados.

Pintó frescos en la abadía de Hautecombe, en Saboya. De 1898 a 1912, su estudio estuvo situado en el número 43 de la avenida Victor-Hugo de París. En 1914, el catálogo del Salón de los artistas franceses menciona su residencia en el número 3 de la calle Leroy de Suresnes. François Brunery murió el 10 de agosto de 1926 en Aix-les-Bains. Está enterrado en Suresnes, en el cementerio de Carnot, junto a su hijo Marcel, también pintor.