Santiago Santana Díaz (5 de marzo de 1909, Arucas, Gran Canaria – 10 de abril de 1996) fue un pintor español. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “La siesta”, fechado en 1934.

Junto a otros pintores, dio lugar en 1929 al movimiento llamado “indigenismo”. En 1932 viaja a París (Francia), donde asiste a las écoles livres, y comienza su interés por el desnudo, y un mayor colorido en sus pinturas. También es influido por Modigliani y por Cézanne. En 1933 expone en la galería Syra, en Barcelona.

Colabora activamente con el bando republicano cuando está próxima la guerra civil, creando carteles y publicando en la revista Espartaco. Al comenzar el conflicto bélico, acude a reuniones de la Alianza de Intelectuales Antifascistas. Durante toda la guerra, forma parte de la Brigada 77 como soldado sanitario y continúa con su actividad pictórica. Regresa a Las Palmas de Gran Canaria al acabar el conflicto y es depurado militarmente, pero puede regresar a la vida civil gracias al testimonio favorable de un canónigo. Algunas de sus obras más importantes se encuentran en el Museo Municipal de Arucas.