Johannes Knud Ove Jais-Nielsen (23 de abril de 1885 – 8 de noviembre de 1961) fue un pintor, diseñador y ceramista danés, más conocido por los grupos de figuras religiosas que diseñó para la cerámica real de Copenhague. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “La chica del boulevard”, fechado en 1923.

Nielsen nació en Copenhague, Dinamarca, y estuvo casado con la artista Ville Jais Nielsen (née Oppenheim). Murió en el Hospital Gentofte en Hellerup, Dinamarca y está enterrado en el Cementerio Mariebjerg. Nielsen estudió pintura en el Kunstnernes Frie Studieskoler con Kristian Zahrtmann y Johan Rohde, pero abandonó el estilo académico bajo la influencia del arte moderno que vio en sus viajes de estudio. Nielsen hizo varias excursiones a importantes centros de arte, viajando a Berlín (1909) y a París (1911-1914). En 1920 viajó a Italia, donde se interesó especialmente por el arte del Renacimiento.

El arte de Nielsen fue influenciado por el cubismo que encontró en París. Sus pinturas desarrollaron líneas angulares y fragmentación que, como en su temprana obra maestra Afgang (Partida), muestran una tendencia hacia el Futurismo. Sus pinturas son predominantemente de figuras en movimiento y representan una amplia gama de temas, incluyendo el circo, un tema que ha inspirado a muchos pintores de vanguardia, incluyendo a Degas, Toulouse-Lautrec y Picasso. Su obra “Circus Performance”. Acróbatas (1916) representa a trapecistas que se elevan ingrávidamente por el aire. Su viaje a Italia en 1920 fue la inspiración para obras monumentales como Brylluppet i Kana (Bodas de Caná). También pintó paisajes en Bornholm en un estilo parecido al de los otros pintores de Bornholm. A partir de 1915 Nielsen creó esculturas de estilo cubista. De 1921 a 1928 trabajó como escultor en la Real Fábrica de Porcelana de Copenhague, para la que realizó una serie de esculturas de cerámica sobre temas bíblicos[4] que incluían el Buen Samaritano y varias versiones de Jacob luchando con el Ángel. Sus esculturas fueron muy aplaudidas y, durante un tiempo, su fama eclipsó la de sus pinturas.

Además de las estatuillas, Nielsen producía artículos de cerámica en una amplia gama de formas y esmaltes monocromos, incluyendo celadón, piedra de hierro y esmalte de sangre de buey. Estas vasijas están decoradas con figuras, principalmente en relieve pero también grabadas o pintadas, generalmente representando temas bíblicos. Según Ulla Grut “Las figuras resultantes, por ejemplo ‘El Alfarero’, tienen un vigor de modelado y efecto monumental que supera el límite entre la pintura y la escultura”. Jais Nielsen decoró algunas de las encuadernaciones de vitela del encuadernador danés August Sandgren en acuarela.