Gerrit Dou (Leiden, 7 de abril de 1613-ibíd., 9 de febrero de 1675) fue un pintor y grabador holandés barroco. Perteneció a la escuela de Leiden y se especializó en escenas de género y caracterizadas por sus trampantojos y las pinturas nocturnas iluminadas con velas, con escenas de fuerte claroscuro. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “La bodega”, fechado en 1660.

Gerard Dou (holländisch; Leiden 1613–1675 Leiden) Der Weinkeller (Allegorie des Winters) Holz 30.5 x 25.4 cm HB44 The Wine Cellar (An Allegory of Winter

También se le conoce como Gerard Dou, Gerrit Douw o Gerrit Dow. Su primer instructor fue su padre, un artista de la pintura sobre el cristal, después le instruyó en el dibujo y diseño fue el grabador Bartolomew Dolendo (nacido sobre 1571 – muerto cerca de 1629); después Peter Kouwhoorn le inculcó el arte de la pintura del vidrio. En 1628 a la edad de 15 años se convirtió en el primer alumno del joven Rembrandt (1606 – 1669), con el que continuó durante tres años. Del gran maestro de la escuela holandesa que adquirió su habilidad para el colorido, y los más sutiles efectos del claroscuro; el estilo de Rembrandt se refleja en varios de sus primeros cuadros, en particular, en un autorretrato a la edad de 22, en la galería de la Casa Bridge-water, y en el El ciego Tobías va a reunirse con su hijo, en el Castillo Wardour.

Cuando Rembrandt se trasladó a Ámsterdam, Dou desarrolló un estilo propio, con algunos aspectos antagónicos al de su maestro, pintando generalmente a pequeña escala, con una superficie suave, como si estuviera esmaltada. Sus obras están dotadas de una inusual claridad de visión y precisión de manipulación, probablemente pocos pintores gastaron tanto tiempo y sufrimiento en los detalles de más triviales sus imágenes. Se dice que pasó cinco días pintando una mano, y su trabajo era tan fino que le resultaba necesario fabricar sus propios pinceles. Fue sorprendentemente escrupuloso con sus herramientas y las condiciones de trabajo, con particular horror por hacia el polvo. A pesar de la minuciosidad de su toque, el efecto general es armonioso y libre de rigidez, con un color siempre admirablemente fresco y transparente.

Fue aficionado a la representación de temas a la luz de una linterna o una vela, los efectos de la cual reproduce con una fidelidad y habilidad que ningún otro maestro ha igualado. A menudo pintó con la ayuda de una lupa o un espejo cóncavo, y para obtener mayor exactitud miró a los objetos que estaba representando a través de un marco cruzado con cuadros de hilo de seda. Su práctica como retratista, que fue considerable al principio, pero se redujo gradualmente, ya que los retratados eran reacios a darle el tiempo que él consideraba necesario. Pintó numerosos temas, pero es más conocido por sus interiores domésticos, que por lo general, contienen pocas figuras enmarcados por una ventana o por las faldas de una cortina, y rodeadas de libros, instrumentos musicales, o toda la parafernalia del hogar, todo minuciosamente representado. Destacan sobre todo las escenas iluminadas por luz artificial.

Sus cuadros fueron siempre de tamaño pequeño, y los temas principalmente representados eran naturalezas muertas. Más de 200 pinturas se le atribuyen, y se encuentran en la mayoría de las grandes colecciones públicas de Europa. Generalmente se considera que sus obras maestras son La mujer hidrópica (1663) y La cocinera holandesa (1650) ambas en el Museo del Louvre, París. La Escuela nocturna en el Museo nacional de Ámsterdam, es el mejor ejemplo de escenas a la luz de las velas en las que destacó. En la Galería Nacional de Londres, se puede ver La tienda de aves de corral (1672), y un autorretrato.

Trabajó un amplio repertorio de temas además del retrato y las escenas de género, como las figuras, los animales y los bodegones, y fue uno de los pocos pintores holandeses del siglo XVII que realizó desnudos. El éxito que Gerrit Dou tuvo durante su vida, atrajo a numerosos discípulos y seguidores, como Gabriel Metsu, Frans van Mieris el Viejo y Godfried Schalken, y su fama se extendió también fuera de las fronteras de los Países Bajos, encontrándose entre sus clientes la reina Cristina de Suecia, el archiduque Leopoldo Guillermo y el rey Carlos II de Inglaterra. Junto a Jan Steen, Dou fue uno de los fundadores de la guilda de San Lucas de Leiden en 1648. A diferencia de Steen fue próspero y respetado a lo largo de su vida, y sus imágenes continuaron teniendo altos precios (generalmente más altos que los pagados por los trabajos de Rembrandt), hasta el advenimiento del impresionismo influido por un gusto en contra de la pulcritud y la precisión de su estilo. Dou tenía un taller con muchos alumnos que perpetuaron su estilo y continuaron la tradición fijnschilder (buen pintor) de Leiden hasta el siglo XIX. Entre ellos están Frans van Mieris el Viejo (1635 – 1681) y Gabriël Metsu (1629 – 1667).

Gerard Dou (holländisch; Leiden 1613–1675 Leiden) Der Weinkeller (Allegorie des Winters) Holz 30.5 x 25.4 cm HB44 The Wine Cellar (An Allegory of Winter

Si te ha gustado la obra, y también te gusta el vino, no pierdas la oportunidad de conocer todas las propuestas del sector en la tienda online de Licores Reyes: https://www.licoresreyes.es/shop

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes