Anna Klindt Sørensen (9 de agosto de 1899 – 28 de julio de 1985) fue una pintora e ilustradora danesa. Actualmente se la recuerda como una mujer fuerte y segura de sí misma que practicó el expresionismo francés en Dinamarca bajo sus propios términos. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Kiosk Fædrelandet i St. Kongensgade”, fechado en 1937.

Nacida en Ry, en el centro de Jutlandia, Anna Klindt Sørensen provenía de una familia acomodada que poseía una gran finca. Recibió clases particulares de pintura en su casa de la pintora paisajista Pauline Thomsen, alumna de Vilhelm Kyhn. Después de la escuela en Silkeborg y en el Instituto Folclórico de Askov, entró en la escuela de decoración de porcelana de Albertine Wesenberg en Copenhague, pero pronto dejó la escuela para concentrarse en la pintura, produciendo Udsigt sobre Øm Kloster (1918) en el estilo naturalista de Thomsen. Después de un corto período en otra escuela secundaria popular, Borups Højskole, se preparó para entrar en la Real Academia Danesa de Bellas Artes estudiando con Viggo Brandt. Pasó sólo tres semestres en la Academia (1919-20) ya que no estaba contenta con el enfoque de Valdemar Irminger sobre el arte moderno. En cambio, en 1923, se fue a París donde estudió con Marcel Gromaire, Fernand Léger y André Lhote, adquiriendo una buena base para crear sus obras expresionistas. En 1935, regresó a Dinamarca para pasar otro año en la Academia, esta vez estudiando escultura con Einar Utzon-Frank. En 1936, expuso sus esculturas, pinturas, vidrios decorados y textiles en una exposición privada en Aarhus.

Durante la Segunda Guerra Mundial, fue a la isla de Bornholm donde, junto con Olga Lau, Ebba Schou, Ellen Fisher y Asta Ring Schultz, creó una colonia de artistas para mujeres. Luego vivió en parte en Copenhague y en parte en su ciudad natal de Jutlandia, donde pintó paisajes cálidos de Djursland y Ry además de escenas exóticas de países extranjeros. Sus retratos también muestran una vitalidad personal como se puede ver en los de los artistas Holger J. Jensen (1939) y Jeppe Vontillius (1944) y, sobre todo, en los de su madre.

Anna Klindt Sørensen murió en Ry el 28 de julio de 1985. Su trabajo ha sido ampliamente exhibido en toda Dinamarca, más recientemente en Rønnebæks Holm de Næstved. En 1963, Klindt Sørensen fue premiada con la Medalla Eckersberg y, en 1976, con la Medalla Thorvaldsen.