Modesto Brocos y Gómez (Santiago de Compostela, 9 de febrero de 1852 — Río de Janeiro, 28 de noviembre de 1936) fue un pintor, grabador y escritor español radicado en Brasil, definitivamente a partir de 1890. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Juego de cartas”, fechado en 1898.

Era hermano del famoso escultor Isidoro Brocos y Gómez, que fue su primer profesor en la Academia de Bellas Artes de La Coruña. Terminados los estudios, a los dieciocho años, trato de ganarse la vida en Argentina, pero dos años más tarde se encontraba en Brasil, ilustrando el semanario O Mequetrefe, en Río de Janeiro. Introdujo en el país la técnica de la xilografía, empleándola en sus ilustraciones. En 1875 se inscribió por libre en la Academia Imperial de Belas Artes, donde fue alumno de Vítor Meireles y Zeferino da Costa.

De genio inquieto, no llegó a quedarse dos años en Brasil, trasladándose a Paris e ingresando en la Escuela de Bellas Artes, donde tuvo como maestro al alemán Henri Lehmann. No soportó ese tipo de enseñanza, trasladándose a Madrid y luego de nuevo a Paris, para acabar en Roma, donde conoció a su profesor y protector, el pintor Francisco Pradilla. Durante cinco años frecuentó la Academia Chigi, hasta 1890. En esa época ya era un artista maduro, autor de excelentes obras y frecuentador del Salon parisiense.

En su condición de pintor, ya completamente formado, retorna a Río de Janeiro, con una invitación de Rodolfo Bernardelli, por entonces director de la Escola Nacional de Belas Artes, sucesora de la vieja Academia Imperial. Tras naturalizarse brasileño, lo que consiguió con mucha rapidez, fue nombrado profesor de dibujo anatómico en la Escola Nacional de Belas Artes, materia que enseñó de 1891 a 1896.

En muchos de sus trabajos como pintor y grabador retrató con realismo los tipos y las escenas brasileñas. Participó en diversos géneros de pintura y fue autor de varios libros, como A questão do ensino de Bellas Artes (1915) e Retórica dos pintores (1933). En 1930 publicó Viaje a Marte, una novela de ciencia ficción. El libro, que describe con todo detalle la sociedad marciana, es una utopía socialista