Coca-Cola ha dado un paso al frente en su estrategia de sostenibilidad para Europa Occidental, ‘Avanzamos’, con la llegada definitiva de los primeros tapones adheridos a la botella al mercado español, que acogió también la prueba piloto de esta innovación el año pasado. La introducción del tapón adherido a la botella es un proceso innovador y complejo que mantiene el sistema de apertura de la botella estándar pero con una importante aportación: un enlace de dos brazos situado entre el anillo que rodea el cuello de la botella y el tapón, y una lengüeta de tope incorporada a este que permite que el tapón quede unido al envase una vez desenroscado, mientras sigue permitiendo su cierre hermético.

Desarrollados en el centro de I+D de Coca-Cola en Bruselas, los nuevos tapones suponen un gran avance para la hoja de ruta de Coca-Cola, que apuesta por la eco-innovación en sus envases, y una experiencia de consumo cómoda y agradable que garantiza la seguridad y calidad de las bebidas de Coca-Cola, y que, a la vez, se adapte a los requisitos de la directiva europea sobre plásticos de un solo uso prevista para julio de 2024.

“Buscamos utilizar nuestros recursos y canales para impulsar un cambio duradero en el comportamiento de los consumidores, es decir, que disfruten de sus bebidas, pero fomentando también, la recogida y el reciclaje del envase”, explica la directora de la Estrategia de Sostenibilidad de Envases para Europa en The Coca-Cola Company, Ana Gascón.

En este sentido, la directiva apunta que los nuevos tapones facilitarán a los consumidores su recolección y recogida, “ya que este nuevo sistema permite reciclar la botella junto al tapón, evitando su pérdida”.

Con este objetivo, la compañía ha introducido mensajes tanto en el nuevo tapón (‘Estoy unido para reciclarme mejor’) como en los materiales visuales del punto de venta, con el doble objetivo de explicar a sus clientes el funcionamiento del nuevo cierre y fomentar el reciclaje del envase completo.

75 millones de envases hasta final de año
Hasta finales de año se fabricará un total de 75 millones de envases con este nuevo sistema de cierre en las plantas de Barcelona y Sevilla de Coca-Cola, que a lo largo de 2023 y 2024, implantará el proceso en todas sus fábricas para que todos los envases de plástico PET de sus marcas -tanto bebidas con gas, sin gas y agua- cuenten con el nuevo tapón.

El mismo se encuentra ya en los envases de plástico de Coca-Cola, Fanta, Sprite y Nordic Mist en formatos de 500 mililitros, un litro, 1.25 litros y dos litros, con especial cobertura en las comunidades de Andalucía, Extremadura, Cataluña y Baleares, Castilla-La Mancha y Aragón, aunque también estarán presentes en otros puntos del país.