Kaj Kristian Stenvall es un artista finlandes que se volvió famoso internacionalmente, cuando iniciaba su carrera en 1989, por pintar lo que el describe como “a very familiar looking duck” «un pato de aspecto muy familiar». Constantemente se hace referencia al parecido de esta obra con el personaje de Donald Duck de Disney. Su obra no es ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “In the Precense of Holyness”, fechado en 2012.

Obra de Kaj Stenvall

El propio Kaj Stenvall lo describe como que ha “estructurado un personaje que esta con un pie firmemente puesto en un territorio bien protegido pero que es sin embargo una parte de mi propia realidad”. Según su pagina web, “las escenas que aparecen en sus cuadros son del mundo en general y su pato a menudo aparece en situaciones absurdas y universales. Realmente no hay nada en sus obras que se pueda conectar a un sitio específico, especialmente no a Finlandia”.

Kaj se mueve entre las fronteras de escenas domésticas y la recreación de los cuadros de algunos monstruos de la pintura como Vermeer. Los patos de Stenvall viven en atmósferas entre el surrealismo-pop y el lowbrow, en un mundo que nació en su cabeza en 1989 y que se muestra hasta el 17 de septiembre en la galería londinense de The Brick Lane Gallery.

En sus obras se pueden ver referencias a film noir y Edward Hopper. Nativo de Tampere, en agosto de 2009, lanzó junto a VEEN y Harrods una nueva campaña de VEEN Art. Todos los fondos recaudados y la pintura de Kaj Stenvall llamada VEEN Art fueron donados al Hospital de Londres de la calle Ormond para niños (London’s Great Ormond Street Hospital for Children) el 1 de octubre de 2009. Stenvall recibió su instrucción como artista en la escuela Turun taideyhdistyksen piirustuskoulu/Åbo ritskola (Turku, Finlandia) de 1971 a 1974. Actualmente tiene una galería de arte en Helsinki.

Si te ha gustado la obra, y también te gusta el vino, no pierdas la oportunidad de conocer todas las propuestas del sector en la tienda online de Licores Reyes: http://tiendalicoresreyes.es

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes