Elin Kleopatra Danielson-Gambogi (3 de septiembre de 1861 – 31 de diciembre de 1919) fue una pintora finlandesa, más conocida por sus obras realistas y sus retratos. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Hombre sentado en la mesa”, fechado en 1886.

Hombre sentado a la mesa (1886), de Elin Danielson-Gambogi

Danielson-Gambogi fue parte de la primera generación de mujeres artistas finlandesas que recibieron educación profesional en arte, la llamada “generación de las hermanas pintoras”. El grupo también incluyó a Helene Schjerfbeck. Elin Danielson nació en el pequeño pueblo de Noormarkku, cerca de la ciudad de Pori en el oeste de Finlandia. A los 15 años se trasladó a Helsinki y comenzó a estudiar en la Academia de Bellas Artes.

En 1878 asistió a cursos en la Academia Adolf Von Becker, donde aprendió a pintar al óleo, estudió pintura de figuras y pintura de bodegones en detalle y aprendió a transponer las cualidades de varios materiales: vidrio, telas, Porcelana, metales – sobre lienzo. Elin logró un excelente dominio de la técnica. En 1883 se fue a París. Tomó clases en la Académie Colarossi y pintó en Bretaña durante el verano. Unos años más tarde regresó a Finlandia y vivió con sus parientes en Noormarkku y Pori. En 1888 abrió un taller en Noormarkku. Durante las décadas de 1880 y 1890 también trabajó como profesora en varias escuelas de arte en Finlandia.

En 1895 recibió una beca y viajó a Florencia, Italia. Un año más tarde se trasladó al pueblo de Antignano y se casó con un pintor italiano, Raffaello Gambogi (1874-1943). Tuvieron exposiciones en París, Florencia y Milán y en muchas ciudades finlandesas, y sus pinturas también fueron incluidas en la Feria Mundial de 1900 en París. Elin Danielson-Gambogi murió de neumonía en Antignano y fue enterrada en Livorno.

Hombre sentado a la mesa (1886), de Elin Danielson-Gambogi 2

Si te ha gustado la obra, visita la tienda online de Licores Reyes y encuentra las mejores propuestas del mundo del vino hoy mismo: https://www.licoresreyes.es/shop

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes