Hijos de Rivera ha comprado Auara, tras adquirir el 51% de su capital. De esta forma, la empresa social se incorpora al negocio de aguas de la empresa gallega, completando así su porfolio con un fin 100% social. La división de aguas minerales ya contaba con los manantiales propios de Cabreiroá (Ourense), Agua de Cuevas (Asturias) y Fontarel (Granada).

La adquisición se produce apenas dos meses después de que ambas entidades anunciaran un acuerdo de distribución con el objetivo de incrementar el potencial de impacto social de Auara, apoyándose en el posicionamiento en hostelería y alimentación de la compañía gallega.

Esta operación blinda la condición de empresa 100% social de Auara, que seguirá manteniendo su marca y su misión, destinando la totalidad de sus dividendos al fin por el que fue creada: facilitar el acceso a agua potable a comunidades en situación de pobreza extrema.

Auara, creada en 2016 como una marca de agua mineral solidaria y sostenible, podrá incrementar sustancialmente su potencial de impacto social, al tiempo que sus productos tendrán la posibilidad de llegar a nuevos mercados y, con ello, multiplicar el presupuesto destinado a proyectos sociales.

Desde su fundación, ha financiado la puesta en marcha de más de un centenar proyectos de generación de agua potable que han beneficiado de forma directa a diversas comunidades en situación de pobreza extrema de 19 países de África, Asia y Latinoamérica.

Además de este impacto social, Auara consigue también un importante impacto medioambiental, ya que fue la primera empresa europea de bebidas que decidió fabricar la totalidad de sus botellas con plástico rPET 100% reciclado.

“Creo que incorporar a Auara a nuestra familia supone un importante paso adelante en nuestro compromiso por generar un impacto positivo en nuestro entorno”, señala el presidente ejecutivo de Corporación Hijos de Rivera, Ignacio Rivera, quien añade que el espíritu y la filosofía de este proyecto “encaja a la perfección con el ADN de nuestra compañía y la revolución que estamos llevando a cabo en nuestra organización para cumplir nuestro propósito de mejorar el mundo”.

Asimismo, el directivo reconoce que “queda un largo camino por andar, pero queremos hacerlo de la mano de compañeros como Auara, que tienen claros sus objetivos y producen a diario un cambio real y tangible en la vida de las personas”.

Por su parte, el cofundador de Auara, Antonio Espinosa de los Monteros, asegura que la compañía social se encuentra en su mejor momento: “Tras un periodo complicado por la pandemia hemos sido capaces de recuperarnos y mejorar la facturación previa a marzo de 2020. Pero para crecer a un ritmo mucho mayor y poder multiplicar nuestro impacto social, este acuerdo con Hijos de Rivera es lo mejor que nos podía pasar. Su espíritu innovador e inconformista y su vocación, impulsada desde la Dirección, de generar impacto positivo en el planeta, lo convierten en el mejor socio que podíamos encontrar. Sin duda, se abre una nueva etapa para Auara y estamos deseando iniciar el camino”, concluye.