La Viña de González Byass ha sido el escenario de la presentación del primer mosto del año tras el proceso natural de fermentación. En él, Mauricio González González-Gordon y Pedro Rebuelta, presidente y vicepresidente de González Byass, respectivamente, han dado la bienvenida al primer vino del año, ese que crecerá para ser Tío Pepe.

En esta jornada otoñal, el enólogo Antonio Flores ha mostrado la esencia de este “vino niño” que transmite la salinidad de la tierra albariza. Un mosto que presenta un color verde aceitunado, notas incipientes de oro pajizo, propia de los vinos finos, y una impronta de aromas primarios típicos de la variedad Palomino Fino.

Con esta iniciativa, González Byass pone en valor la viña y el trabajo en el campo, el origen de la selección para obtener la máxima calidad en los mostos, que rociarán las soleras de Fino en la bodega y emprenderán el largo camino de cuidado y clasificación para llegar a ser etiquetado como Tío Pepe.