La marca de whisky escocés Glenfiddich ha lanzado un single malt de 22 años de edad con acabado de barril de Jerez como segunda expresión de su colección Grand Series. William Grant & Sons inició su nueva Colección Grand Series el año pasado con el lanzamiento de Grand Cru, un whisky de 23 años de edad terminado en barriles cuvée de roble francés. La gama experimental busca ampliar los límites del single malt.

La última adición a la línea “innovadora” es Gran Cortes XXII, un whisky de 22 años de edad terminado en raros barriles de jerez español Palo Cortado. El single malt lleva el nombre de los grandes palacios de España. El maestro de la malta Glenfiddich Brian Kinsman visitó las bodegas de Andalucía para explorar el mundo de la vinicultura española para el segundo whisky de Gran Serie.

Kinsman dijo: “Investigamos los procesos antiguos, probando los tiempos de acabado y maduración para encontrar la composición perfecta de carácter, profundidad y aroma. Después de una cuidadosa experimentación, encontramos nuestra pareja. Los maltas Glenfiddich de 22 años de nuestra colección de añejamiento fueron terminados en barriles de roble de Palo Cortado. La alquimia que tiene lugar en los barriles de roble empuja los límites una vez más. El producto final es un whisky verdaderamente único con un tono rojo oscuro y un carácter distintivo. Es un espíritu inolvidable para marcar las ocasiones más especiales”.

El whisky resultante tiene “ricas e intensas capas de profunda dulzura”, con un aroma a dátiles, chocolate negro y pasas. El paladar ofrece roble, vainilla dulce y mazapán, seguido de cítricos y pastel de frutas al final. Gran Cortes XXII, que viene en una caja de color rojo jerez, ha sido creado exclusivamente para los consumidores de China continental y Taiwán. Se puede comprar en tiendas de lujo y establecimientos de primera categoría, a un precio de 185 libras esterlinas (245 dólares de los EE.UU.).