Lauritz Vilhelm Pacht (23 de noviembre de 1843 – 20 de mayo de 1912) fue un pintor de género, industrial y filántropo danés. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Fuera de Wivel”, fechado en 1908.

Pacht nació en Copenhague, Dinamarca. Era hijo de Lauritz Adolph Pacht (1819-68) y Eleonora Wilhelmine Hansen (1827-57). Su padre era fabricante de gorras. Después de su confirmación, comenzó a aprender a imprimir, pero más tarde fue aprendiz de una trituradora de mármol. Mientras tomaba clases en el Colegio Técnico de Copenhague, sus dibujos atrajeron la atención de G.F. Hetsch (1788-1864, quien le aconsejó que se dedicara a la pintura de porcelana. Después de completar sus cursos, se le dio un puesto en la Real Fábrica de Porcelana, que ocupó de 1862 a 1867.

A partir de 1861, también asistió a clases en la Real Academia Danesa de Bellas Artes, aprobando su examen final en 1866. Comenzó a exponer en la Exposición de Primavera de Charlottenborg y en 1869 recibió el Premio Neuhausenske (De Neuhausenske Præmier). Durante varios años, trabajó para perfeccionar un método para mejorar la reproducción de los dibujos en la imprenta. En 1872, recibió una patente para sus procesos y creó un taller para lo que llamó el “Heliotipo” (un proceso similar a la hectografía). Más tarde, también produjo fototipos.

En 1880, se unió al fotógrafo Hilmar Crone (1854-1923) para crear “Pacht & Crones Illustrationsetablissement”. Pacht dejó la compañía en 1885 y fue reemplazado por el profesor de dibujo, Giovannino von Huth (1845-1917). Ese mismo año, Pacht inició el “Skandinavisk Panoptikon”, una combinación de museo de cera y gabinete de curiosidades.

En 1887, abrió una fábrica que producía tinta calcográfica y tubos de pintura. En 1890, la compañía salió a bolsa como un aktieselskab llamado “Danske Bogtrykkeres Farvefabrik”, pero él continuó como Director General. En 1896, presentó las primeras imágenes en movimiento en Dinamarca en una estructura de madera llamada “Panorama” en la plaza frente al Ayuntamiento de Copenhague. Su edificio y equipo se perdieron en un incendio sospechoso, pero pronto restableció sus espectáculos (rebautizados como “Kineoptikon”) en su Panoptikon.

Sus actividades lo hicieron un hombre rico, pero también aseguraron que su producción como pintor fuera más bien pequeña. Justo antes de su muerte, él y su segunda esposa, Oline Kristine Marie Olsen (1868-1928), crearon la Fundación Vilhelm Pacht (Vilhelm Pachts Kunstnerboligs Legat) que concedía becas a artistas y que convirtió su mansión, “Pachts Bo”, en una vivienda para artistas indigentes. Murió en 1912 en Holte.