Charles Joseph Flipart (París, 1721 – Madrid, 1797), fue un pintor y grabador francés formado en Venecia con Jacopo Amigoni y establecido en Madrid al servicio de Fernando VI. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Fiesta en un jardín”, sin datación clara en mediados del siglo XVIII.

Fiesta en un jardín

Bautizado en la parroquia de San Severino, fueron sus padres Jean-Charles Flipart, grabador del rey de Francia, y María Boll. Aprendió a dibujar y los principios del grabado con su padre, trasladándose a los dieciocho años a Venecia, donde ingresó en el taller del grabador Joseph Wagner, perfeccionándose en el arte del grabado. En Venecia pintó escenas de la sociedad local y grabó estampas de temática galante y costumbrista sobre composiciones de Pietro Longhi. Completó su formación en el taller de Jacopo Amigoni, donde coincidió con Gian Battista Tiepolo, y se trasladó a Madrid como ayudante del primero en 1748. En 1750 figuraba ya como pintor de cámara nombrado por Fernando VI. Para el Palacio de Aranjuez pintó las alegorías de la Fortaleza y la Concordia.

Por encargo de Bárbara de Braganza pintó para el convento de la Visitación de Nuestra Señora o Salesas Reales de Madrid el cuadro La rendición de Sevilla a san Fernando, cuyo boceto se conserva en el Museo del Prado junto a otras obras suyas de aire rococó, como una Fiesta en un jardín y un par de paisajes con perspectivas arquitectónicas, y para el desaparecido Hospital de los Italianos una Inmaculada Concepción entre san Pedro y san Pablo. Durante el viaje que Fernando VI hizo a Alba de Tormes (Salamanca) realizó para el convento de las carmelitas las pinturas de San Fernando III y San Francisco de Paula. De su labor como grabador en España destaca la composición Fernando VI y Bárbara de Braganza con su corte, que reproduce una pintura de Jacopo Amigoni y lleva una dedicatoria en verso del cantante Carlo Broschi Farinelli (Madrid, Biblioteca Nacional y Calcografía Nacional), teniéndose también noticia de que grabó máscaras o comedias pantomímicas, y una Venus recostada con Cupido. También diseñó y elaboró diversas consolas de piedras duras para la Real Fábrica del Buen Retiro (Madrid, Museo del Prado).

En “Fiesta en un jardín”, un entorno ajardinado, un grupo de jóvenes se divierte al son de la música. Dos de ellos inician un baile, mientras que a su alrededor otros grupos forman pequeñas escenas galantes. Los músicos completan una elegante composición cortesana. Representación de gusto rococó, muestra los nuevos modos y costumbres francesas en las clases elevadas españolas. El formato de ésta indica que probablemente fue en origen un adorno para un coche de caballos. La obra fue durante mucho tiempo considerada de mano de Jacopo Amigoni, maestro de Flipart y uno de los artistas que más influyó en él. Además, como demuestra el tema de esta pintura, también tuvieron gran impacto en su manera las representaciones galantes de Pietro Longhi, a quien pudo conocer durante su viaje a Italia.

Si te ha gustado la obra, y también te gusta el vino, no pierdas la oportunidad de conocer todas las propuestas del sector en la tienda online de Licores Reyes: https://www.licoresreyes.es/

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes