Nicolai Wilhelm Marstrand (24 de diciembre de 1810 – 25 de marzo de 1873), pintor e ilustrador, nació en Copenhague, Dinamarca, de Nicolai Jacob Marstrand, fabricante de instrumentos e inventor, y Petra Othilia Smith. Marstrand es uno de los más renombrados artistas de la Edad de Oro de la pintura danesa. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Escena de Osteria Italiana”, fechado en 1848.Nicolai Wilhelm Marstrand (24 de diciembre de 1810 – 25 de marzo de 1873), pintor e ilustrador, nació en Copenhague, Dinamarca, de Nicolai Jacob Marstrand, fabricante de instrumentos e inventor, y Petra Othilia Smith. Marstrand es uno de los más renombrados artistas de la Edad de Oro de la pintura danesa. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Escena de Osteria Italiana”, fechado en 1848.Nicolai Wilhelm Marstrand (24 de diciembre de 1810 – 25 de marzo de 1873), pintor e ilustrador, nació en Copenhague, Dinamarca, de Nicolai Jacob Marstrand, fabricante de instrumentos e inventor, y Petra Othilia Smith. Marstrand es uno de los más renombrados artistas de la Edad de Oro de la pintura danesa. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Escena de Osteria Italiana”, fechado en 1848.

Marstrand estudió en la Escuela Metropolitana de Copenhague (Metropolitanskolen), pero tenía poco interés en los libros, y se fue alrededor de los 16 años de edad. Christoffer Wilhelm Eckersberg, pintor y profesor de la Real Academia Danesa de Arte (Det Kongelige Danske Kunstakademi) en Copenhague, era un amigo cercano del padre de Wilhelm, y fue a todas luces Eckersberg quien recomendó una carrera artística para el joven Wilhelm. Wilhelm ya había demostrado talento artístico, abordando temas difíciles como escenas de grupo con muchas figuras y composición complicada.

A los 16 años de edad Marstrand comenzó sus estudios en la Academia bajo la dirección de Eckersberg, asistiendo a la escuela desde 1826 hasta 1833. Aunque sus intereses se centraban en temas de género – representación de la vida cotidiana que observaba a su alrededor en las calles de Copenhague, especialmente en la sociedad de clase media – pronto alcanzaría la cima de la aceptabilidad académica: la pintura de historia.

La pintura de historia mostraba lo que era grandioso – temas clásicos de la mitología y la historia, en lugar de la vida cotidiana. Las tradiciones, y el gusto de los críticos de arte tradicionales, la favorecían fuertemente. Por lo tanto, era algo a lo que aspirar, a pesar de la igual habilidad de Marstrand para representar temas más modestos, y del disfrute que tenía al retratar las multitudes, las diversiones de la ciudad, y el humor y la historia detrás del ajetreo. La producción creativa de Marstrand, a través de muchas pinturas e ilustraciones hechas no sólo durante la década de 1830 sino a lo largo de su vida, nunca abandonaría esta inclinación a mostrar la vida sencilla de su tiempo.

Al mismo tiempo, Christian Waagepetersen, comerciante de vino de la corte danesa y partidario de las artes, también se convirtió en un importante mecenas de Marstrand durante este primer período. Su cuadro “Una fiesta musical nocturna” (Et musikalsk aftenselskab) (1834), representa una ocasión así en la casa de Waagepetersen, y fue un importante cuadro de transición para Marstrand.

A pesar de un inequívoco reconocimiento creciente, Marstrand nunca recibió la medalla de oro de la Academia. Esta medalla era codiciada no sólo por su gran prestigio, sino también porque venía con un estipendio de viaje para fomentar la formación artística del laureado. Los intentos de Marstrand de ganar la medalla fueron infructuosos tanto en 1833 con su neoclásico “Vuelo a Egipto” (Flugten til Ægypten) como en 1835 con “Odiseo y Nausikaa”. Esto fue una decepción, ya que había ganado las dos medallas de plata disponibles en 1833.

Con o sin medalla de oro, la Academia otorgó a Marstrand un estipendio de viaje. En agosto de 1836 comenzó el primero de sus muchos viajes, pasando por Alemania a Roma en Italia, con paradas en Berlín, Dresde, Nuremberg y Munich. En Italia, donde permaneció cuatro años, pintó muchas representaciones idealizadas de la vida cotidiana, especialmente de las fiestas. Regresó a Italia varias veces, la última visita fue en 1869, y cuando estaba en Roma pasaba los meses de verano cada año en las ciudades de colina de Olevano Romano, Civitella y Subiaco. Estaba encantado con Italia y con las formas de vida del pueblo italiano. Retrató una visión colorida, alegre y romántica de ellos, infundida con un nuevo ideal de belleza.

También pintó varios retratos durante su primera estancia en Italia. Entre ellos hay retratos de otros artistas daneses viajeros, como Christen Købke y su compañero de viaje Johan Adolph Kittendorff. Hizo bocetos para un gran retrato del botánico y político J. F. Schouw, que más tarde sería realizado como una pintura.

Marstrand regresó a Dinamarca a finales de 1841, parando en Munich y París en el camino. En Dinamarca se esforzó por traer de vuelta lo que aprendió en Italia, y permitir que se desarrollara en su cultura natal. Se convirtió en miembro de la Academia de Arte el 19 de junio de 1843, después de presentar el cuadro “Erasmus Montanus” como su obra de admisión. Se convirtió en profesor de la Academia en 1848. Se esforzó en dejar que sus estudiantes evolucionaran de acuerdo a sus propias habilidades e intereses. Entre ellos se encontraban los dos pintores más famosos de Skagen, Peder Severin Krøyer y Michael Ancher, así como Carl Bloch y Kristian Zahrtmann.

Marstrand continuó viajando regularmente por Europa durante toda su vida, a (Londres, Viena, Bélgica, pero especialmente a Italia y Roma), a veces en compañía de compañeros como P. C. Skovgaard y Johan Adolph Kittendorff, o del historiador y crítico de arte Niels Lauritz Høyen.

Marstrand también continuó aplicando la inspiración de Italia en sus pinturas. Ahora le proporcionó temas de la literatura y el teatro, retratando escenas del Quijote de Cervantes, así como de Erasmus Montanus, u otras obras de Ludvig Holberg. Las obras de Holberg proporcionarían a Marstrand un flujo interminable de inspiración. También continuó pintando cuadros de género, y haciendo bocetos, caricaturas y dibujos, capturando el espíritu de su época con una sátira suave o más mordaz.

El 8 de junio de 1850, Marstrand se casó con Margrethe Christine Weidemann, con quien tendría cinco hijos. Su familia se convirtió en una nueva fuente para su arte. Hay similitudes en sus retratos de niños con los realizados por Constantin Hansen, un contemporáneo, amigo y también estudiante de Eckersberg.

Marstrand volvió a la pintura de retratos con aún más seriedad a finales de la década de 1850, representando algunas de las figuras clave de la época, incluyendo a Constantin Hansen (1852, 1862), Bernhard Severin Ingemann (1860), Grundtvig (1863), Høyen (1869), el arquitecto Michael Gottlieb Bindesbøll, sin olvidar su anterior retrato de Købke en 1839.

Durante las décadas de 1850 y 1860, y especialmente después de la muerte de su esposa en 1867, finalmente se dedicó a temas religiosos. También prestó una renovada atención a la mitología y la historia. Pintó dos grandes murales para la capilla del Rey Christian IV en la Catedral de Roskilde en 1864-1866, que contribuyeron a la fama duradera de este popular monarca. Pintó un importante retablo en la Iglesia de Faaborg. En 1871, poco antes de su muerte, entregó varias pinturas murales masivas encargadas para el Salón de Celebraciones de la Universidad de Copenhague. Este desarrollo histórico, religioso y monumental añadió una dimensión esencial al ya amplio alcance del trabajo de Marstrand.

Al mismo tiempo, durante los últimos diez años de su vida, parte de su trabajo se volvió muy íntimo. Una serie de pinturas realizadas durante los últimos 6 años de su vida mostraban una mujer desnuda, mientras que otras eran profundamente religiosas, más interiormente que la obra monumental. Marstrand fue nombrado Director (Canciller) de la Academia de Arte durante dos períodos: el primero de 1853 a 1857, el segundo de 1863 hasta su muerte. En 1867 se le concedió el rango de Consejero de Estado (etatsråd). En octubre de 1871 Marstrand sufrió una hemorragia cerebral y quedó parcialmente paralizado, perdiendo gran parte de su capacidad de trabajo antes de su muerte en 1873.

Para sus contemporáneos y unas pocas generaciones más, Marstrand fue uno de los grandes pintores daneses de todos los tiempos, para algunas autoridades quizás el más grande. Ciertamente, fue enormemente productivo y dominó una notable variedad de géneros, siendo su desinterés por el arte del paisaje una notable excepción. Hoy en día, es más relevante el número más bien llamativo de sus obras, que ahora son señales familiares de la historia y la cultura danesas: escenas de los salones y las calles de Copenhague en su juventud; la festividad y la vida pública capturadas en Roma; los numerosos retratos representativos de ciudadanos e innovadores; incluso los encargos monumentalistas para la universidad y la monarquía. Sin embargo, a medida que avanzaba el siglo XX, su obra se había vuelto menos valorada artísticamente y estaba totalmente pasada de moda; por el contrario, los últimos decenios parecen haberle dado un nuevo aprecio.