Claude Taittinger, que dirigió la casa de champán del mismo nombre durante la mayor parte de la segunda mitad del siglo XX, falleció la semana pasada en París a los 94 años. Claude Taittinger, uno de los pioneros más importantes del champán, se incorporó a la casa en 1949, a la edad de 22 años, y tomó el control total de la empresa en 1960, tras la trágica muerte de su hermano François. Al principio tomó las riendas como Director General, y posteriormente se convirtió en presidente de la empresa hasta 2005.

Bajo la dirección de Claude, el Champagne Taittinger pasó de ser una marca de nicho a una de las más conocidas del mundo, manteniendo su reputación de alta calidad.

Al incorporarse a la empresa en 1949, Claude fue enviado a todo el mundo para promocionar los vinos de su familia. A su vez, se convirtió en embajador de Taittinger y de toda la categoría del champán.

Dotado como comunicador, en 1962 encargó una revolucionaria encuesta sobre la actitud del público francés hacia el champán, lo que llevó a Taittinger a convertirse en una de las primeras casas de champán en comunicarse directamente con los consumidores a través de eficaces campañas publicitarias.

En 1967, creó el Premio Culinario Internacional Pierre Taittinger en honor a su padre, y en 1983 lanzó la Colección Taittinger, con artistas de renombre mundial que diseñaban las etiquetas de los champagnes de cosecha de la casa. En 1987, Claude invirtió en los viñedos de California, comprando Domaine Carneros al pie del Valle de Napa.

En 2005, Taittinger fue adquirida por la empresa de inversión estadounidense Starwood capital. Sin embargo, volvieron a poner la maison en el mercado casi inmediatamente, y el sobrino de Claude, Pierre-Emmanuel Taittinger, volvió a comprar el negocio familiar en 2006.

Durante su mandato, Claude amplió la producción de Taittinger de 85.000 cajas a 410.000 al año. Tuvo la previsión de ampliar los viñedos de Taittinger, plantando casi 350 acres de vides en la década de 1960 y duplicando esa cifra en el momento de su jubilación en 2005. También creó una exitosa asociación de distribución en Estados Unidos con Kobrand Wine & Spirits.

“Claude era un gran amigo de todos los que trabajaron con él en Kobrand”, dijo Robert DeRoose, presidente y director general de Kobrand Corporation. “Fue fundamental en el liderazgo tanto de Champagne Taittinger como en la fundación y desarrollo de nuestro proyecto conjunto en California, Domaine Carneros”, dijo DeRoose.

“Claude continuó con el precedente establecido por su padre en cuanto al compromiso monumental de la familia Taittinger con la calidad y luego transmitió con éxito ese compromiso a su sobrino Pierre-Emmanuel, quien a su vez transmitió ese mismo compromiso a los actuales dirigentes de Champagne Taittinger, la hija de Pierre-Emmanuel, Vitalie, y su hijo Clovis”, añadió DeRoose.

Para obtener más información, visite el sitio web oficial de Taittinger.

Desde Online Licor queremos trasladar nuestro pésame a toda la familia, amigos y allegados de Claude Taittinger. Descanse en paz.