La exposición “El Diamante de Badalona” explora cómo se forjó la identidad tan marcada de Anís del Mono, y su creador, Vicente Bosch, cuenta con gran protagonismo en la exposición, ya que gracias a su visión y capacidad de creación, la marca es hoy en día todo un referente en nuestro país. La procedencia de su nombre, su original botella, la aparición de Charles Darwin en su etiqueta e incluso una falta de ortografía en la misma, son algunas de las curiosidades de Anís del Mono, la marca de anís más emblemática de España, que se pueden ver desde ahora en una exposición que conmemora sus 150 años de historia.

En el recorrido se muestra el romántico origen de la famosa botella diamantada que se ha convertido en un clásico de España, totalmente integrado en la cultura popular del país. Vicente Bosch iba paseando por París en busca de un regalo especial para su mujer y fue en la plaza Vendôme donde encontró el perfume perfecto y, en él, la inspiración para su botella que otras muchas marcas han intentado replicar en sus envases.

La etiqueta, también encierra algunas curiosidades, como el error ortográfico de destillación y que todavía hoy se mantiene. Pero quizás lo más significativo sea el rostro del propio mono: sus rasgos humanoides están basados en el mismísimo Charles Darwin. Sin duda un guiño al debate de aquella época sobre la teoría de la evolución.

En declaraciones de Tomás Osborne, Presidente de la Fundación, “que una marca cumpla 150 años es siempre motivo de orgullo y alegría, ya que celebramos el trabajo realizado por generaciones de mujeres y hombres que con su esfuerzo y el de la familia Osborne han conseguido llevar la marca hasta millones de consumidores en todo el mundo”.

La exposición también recoge cómo la marca ha servido de inspiración para numerosos artistas nacionales e internacionales. En 1897 Anís del Mono convocó el primer concurso de carteles de España y lo ganó Ramón Casas con sus famosas “Manolas”, inspiración para distintos pintores como Juan Gris o Picasso.

Otro de los aspectos destacados de “El Diamante de Badalona” es la recreación de la fábrica que traslada al visitante hasta sus dependencias de manera casi mágica. La fábrica es una joya modernista situada a pie de playa en la bahía de Badalona que se ha conservado por su valor artístico y patrimonial y que desde su sala de destilación donde se elabora artesanalmente el anís, expande el olor tan característico del anís por toda Badalona. Además, la exposición también permite descubrir otras bebidas que en la actualidad ya no se comercializan, pero que despertarán la curiosidad del visitante, como son la absenta y otros licores de la época. La exposición permanecerá abierta en la Bodega de Mora, Calle Los Moros 7, del 24 de septiembre al 11 de enero en horario de 10 a 15 horas de lunes a domingos. La entrada es libre y gratuita.