Bartholomäus Strobel o Bartlomiej Strobel (Breslavia, 1591-Toruń, después de 1647) fue un pintor barroco alemán de Silesia, activo en Polonia. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Degollación de San Juan Bautista y banquete de Herodes”, fechado entre 1630 y 1643.

˜d

Bautizado el 11 de abril de 1591 en Breslau, la actual ciudad polaca de Wroclaw, perteneciente por entonces a la Corona Bohemia, Strobel se inició en la pintura en el taller paterno. Hacia 1615 se le documenta trabajando al servicio del obispo de Breslavia. Es posible que viviese algún tiempo en Viena, aunque ningún documento lo confirma. En 1620 se encontraba en Praga, donde realizó la parte mayor de su trabajo al servicio de los emperadores Matías y Fernando II, antes de establecerse en Danzig en 1633; cuatro años después marchó a la vecina Elbing para finalmente establecerse en Toruń, convertido en pintor de corte de Ladislao IV Vasa, rey de Polonia. Pintó tanto asuntos religiosos como retratos en un estilo tardo-manierista rezagado y minucioso en los detalles.

La Degollación de San Juan Bautista y banquete de Herodes es un cuadro de grandes dimensiones del artista germano-silesiano Bartholomäus Strobel el Joven (1591-alrededor de 1650) que ahora se exhibe en el Museo del Prado en Madrid. Pintado al óleo sobre lienzo, mide 2,80 x 9,52 metros y está fechado entre 1630 y 1643. La pintura muestra dos escenas del relato bíblico de la muerte de Juan el Bautista. La parte principal de la pintura, a la izquierda, muestra el banquete de Herodes Antipas en el que su hijastra Salomé solicita la cabeza de Juan el Bautista. La escena de la ejecución, mucho más pequeña, se muestra a la derecha de la columna que divide el espacio de la imagen. La degollación de san Juan Bautista a menudo se había combinado con el banquete de Herodes de esta manera, con la ejecución relegada a un espacio diferente a un lado de la imagen, un patrón que Strobel lleva al extremo. Las figuras que aparecen en la pintura incluyen muchos retratos de figuras destacadas de la Guerra de los Treinta Años, y probablemente otras figuras de corte menos conocidas, no todas identificadas hasta ahora, o con identificaciones discutidas. Se ha interpretado como una llamada alegórica al mundo cristiano para salvar al país natal de Strobel, Silesia, que había sufrido mucho con las guerras de la época.