Han pasado casi dos años desde que Bowmore y Aston Martin lanzaron su primer whisky en colaboración -el Bowmore Black DB5 1964, de 66.000 dólares- y ahora el dúo ha vuelto con una oferta aún más lujosa, el Bowmore ARC-52. La nueva oferta tiene un precio de 75.000 dólares. El Bowmore ARC-52, el whisky más antiguo lanzado por la destilería de Islay hasta la fecha, ha madurado durante 52 años en una combinación de dos estilos de barrica: 50% en Hogshead de roble americano y 50% en Butt de roble europeo.

“Un Bowmore tan exquisito y complejo como este de 52 años es el testimonio de las habilidades de nuestro equipo de destilería y su compromiso de optimizar el tiempo de permanencia en barrica para crear un espíritu tan increíble”, dijo James Neil, embajador de la marca canadiense Bowmore. “Con ARC-52 la complejidad de este single malt es incuestionable y lograr un equilibrio tan perfecto no sólo define su forma física sino que se une maravillosamente en cada gota de este impresionante whisky”.

El maestro mezclador de Bowmore, Ron Welsh, señaló: “Trabajar con Aston Martin sigue siendo enormemente gratificante y fascinante para mí. Sigue inspirándonos y mostrándonos una forma diferente de trabajar, con absoluta precisión, y nos ha permitido crear el que, en mi opinión, es el mejor Bowmore de más de 50 años que he probado nunca.”

En nariz, el whisky es cremoso y afrutado, con notas de vainilla y crema pastelera junto a melocotón, pera, kumquat, mandarina y un toque de guayaba, con notas herbáceas de menta fresca y eucalipto. El paladar es dulce, afrutado y cítrico, con sabores de uva verde y melocotón melba, clementina, ralladura de lima, pero también notas de nuez de almendra y avellanas, hojas de tabaco con un carácter ligeramente ceniciento y mantecoso de turba. El final es herbáceo y medicinal, con notas de frutas exóticas, praliné y caramelo.

Aunque el whisky es ciertamente excitante, es el “recipiente futurista” en el que se presenta lo que tiene a mucha gente preocupada. Mitad Bowmore, mitad Aston Martin, la botella explora “los ideales del equilibrio”, según un comunicado de prensa, “capturando la estabilidad perfecta combinada con la intensidad definitiva”. Desde la meticulosa llave magnética a medida, que libera la tapa de aluminio, hasta el vidrio soplado a mano de forma individual, se trata de un diseño a otra escala.

“El ARC-52 se sitúa en la cúspide de nuestra asociación, mostrando realmente la profundidad de lo que podemos crear en colaboración”, comentó Marek Reichman, Director Creativo de Aston Martin. “Nos propusimos producir algo que no se ha visto antes, capturando nuestros principios de diseño inflexibles y también la magnificencia del whisky. Creo que lo que hemos creado es una verdadera pieza de escultura. Tomando el equilibrio como el factor más importante, como hacemos en el diseño de los coches Aston Martin, hemos aprovechado la herencia y la innovación en perfecto equilibrio. Para mí, hay mucho que descubrir con este whisky, ya que encarna muchos conocimientos ocultos e incluso el color parece haber sido creado por el tiempo”.

Aunque el precio de 75.000 dólares puede parecer un poco exagerado, hay pruebas de que es una ganga. Cuando el Black Bowmore DB5 salió al mercado hace casi dos años por 66.000 dólares, parecía un poco ridículo, pero sólo unos meses después una botella fue subastada por Sotheby’s por 118.750 dólares. Hoy en día, se puede encontrar una botella en una tienda de lujo de Londres por 260.000 dólares.

Embotellado al 42,3%, sólo 100 decantadores de Bowmore ARC-52 estarán disponibles en los principales mercados mundiales, como Reino Unido, Alemania, Países Bajos, Estados Unidos, China, Singapur, Global Travel Retail y Canadá.

Para más información, visite el sitio web oficial de Bowmore.

Bowmore y Aston Martin también han lanzado otros whiskies: un whisky de malta de 21 años llamado Bowmore Masters’ Selection y la Designed by Aston Martin Collection, que está compuesta por whiskies de 10, 15 y 18 años.