Juan Padilla (1937), pintor jerezano que supo captar la belleza y el esplendor de la viña de Jerez. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Bodegón”, sin datación concreta dentro del siglo XX.

Juan Padilla es el gran maestro del bodegón y también es conocido como Padilla Padre; pues su hijo es el pintor Juan Padilla Pardo, que siguió su misma línea creativa. Se formó en la Escuela de Artes y Oficios y en la Escuela Superior de Bellas Artes de Sevilla. A partir de 1960 fue profesor de dibujo y en sus obras destacan los bodegones y las pinturas de naturaleza muerta.

Padilla, Juan Padilla Lara, pintor, profesor de la Escuela de Artes y Oficios, maestro del bodegón, se especializó en la uva, el fruto de la vid, ya cortado, pintándolo con precisión casi fotográfica, en aquellos hermosos lienzos que expusiera, más de una vez, en la sala Pescadería Vieja, mientras fuera sede de la Real Academia de San Dionisio, y que tanto o más que entonces aún se siguen cotizando como verdaderas obras maestras. Un legado acrecentado por su hijo Juan Padilla Pardo, también gran pintor, seguidor de la misma línea creativa que su padre.