Ferdinand von Wright fue un pintor finlandés. Es más conocido por sus paisajes y pinturas de animales, especialmente por sus detalladas representaciones de pájaros, pero también creó bodegones y retratos. Su obra no fue ajena al vino y las bebidas alcohólicas, como podemos ver en su naturaleza muerta “Bodegón en el taller”, fechada en 1868.

Obra de Ferdinand von Wright

Los antepasados de Ferdinand von Wright eran comerciantes escoceses que se habían establecido en Narva durante el siglo XVII y su padre era un mayor retirado que poseía una gran y bien conocida finca. Era el menor de nueve hijos supervivientes y recibió tutoría en casa. Dos de sus hermanos mayores, Magnus y Wilhelm, también se convirtieron en pintores e ilustradores. Siguiendo sus pasos, mostró una temprana aptitud para el arte, desarrollada durante el tiempo que pasó cazando y explorando la naturaleza mientras hacía cuadernos de bocetos.

Viajó a Suecia por primera vez cuando tenía quince años, visitando la provincia de Bohuslän con Wilhelm, que trabajaba como ilustrador para el zoólogo Bengt Fredrik Fries. Al año siguiente, se fue solo a trabajar para el ornitólogo aficionado, el conde Nils Bonde, que recientemente había subvencionado la publicación de un volumen múltiple de Svenska Fåglar (Aves Suecas), con ilustraciones de Magnus y Wilhelm. Después de unos meses en Finlandia, regresó a Suecia donde, en 1842, estudió brevemente en la Real Academia Sueca de Artes con el escultor Johan Niclas Byström. Se fue a casa de nuevo en 1844, después de haber estado en Suecia durante casi seis años. Cinco años más tarde, se fue a Turku, donde tomó algunas lecciones adicionales de Robert Wilhelm Ekman. En 1852, él y sus hermanos fueron a Helsinki, donde estableció un estudio y comenzó a pintar escenas más detalladas, en lugar de animales individuales. Seis años más tarde viajó a Dresde, donde pasó dos meses estudiando con el célebre pintor de animales Johann Siegwald Dahl y luego viajó a Orust con Wilhelm, donde permaneció un año.

La naturaleza era su mayor fuente de inspiración, rara vez pintaba a la gente, y cuando lo hacía, se les asignaba el papel de caminantes, cuya tarea principal era equilibrar la composición de la pintura. No sólo los pájaros, Ferdinand von Wright pintó paisajes, bodegones, peces, reptiles, estudios anatómicos, y sobre todo disfrutó de las escenas de la vida doméstica en la casa y en la granja. Ofrece una instantánea de la Finlandia del siglo XIX antes de los edificios de hormigón y las carreteras asfaltadas. Algunas de las escenas pueden ser demasiado románticas, pero otras muestran la brutal verdad sobre la pobreza en la Finlandia rural.

En 1863, von Wright construyó una casa cerca de la finca de su familia, a la que llamó “Lugnet” (serenidad o tranquilidad en sueco), donde vivió durante los siguientes veinte años, pasando ocasionalmente tiempo con sus hermanas en Kuopio. A principios de la década de 1870, tuvo varias apoplejías y a menudo estaba postrado en cama, pero continuó pintando lo más posible. Eventualmente, tuvo que mudarse de la parte principal de su casa y ocupar dos habitaciones de huéspedes más pequeñas en el piso de arriba. Hizo su último viaje en 1881, a Orust, visitando a Wilhelm, que también estaba enfermo. Su obra se hizo más comercial y, en 1886, realizó su obra más conocida The Fighting Capercaillies, además de contribuir con artículos en varias revistas ornitológicas. A finales de la década de 1890, el pintor de pájaros Matti Karppanen se quedó para ser su alumno y asistente. Poco a poco, se volvió más retraído y murió en 1906.

 The Fighting Capercaillies (1886), de Ferdinand von Wright

The Fighting Capercaillies (1886)

¿Te gusta su obra? Si también te gusta las bebidas alcohólicas te recomendamos visitar la tienda online de Licores Reyes para conocer las mejores propuestas de nuestro sector: https://www.licoresreyes.es/shop

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes