Johan Laurentz Jensen, a menudo llamado J. L. Jensen (8 de marzo de 1800 – 26 de marzo de 1856), fue un artista danés especializado en la pintura de flores. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Bodegón con uvas”, fechado en 1842.

Paralelamente a sus estudios en la Academia Danesa, se convirtió en alumno de Christoffer Wilhelm Eckersberg y también de Cladius Detlev Fritzsch. Especializado en pintura de flores, Jensen continuó su educación en París con los hermanos flamencos de pintura de flores, Gérard y Cornelis van Spaendonck, y en la fábrica de porcelana de Sèvres donde aprendió el arte de la pintura de flores en miniatura.

Tomando como punto de partida la pintura floral holandesa del siglo XVII, revivió el arte en Dinamarca. Sus arreglos florales a menudo tenían un valor decorativo y simbólico. Las plantas danesas solían ir acompañadas de flores y frutas exóticas, a veces incluso de pájaros. También se convirtió en el artista principal de la Fábrica de Porcelana Danesa. Jensen tenía un extenso círculo de clientes y muchos estudiantes, especialmente mujeres, incluyendo a Luisa de Hesse-Kassel que más tarde se casó con el Rey Christian IX. Desde los años 80, sus obras han ganado un amplio reconocimiento internacional. Muchas están expuestas en el Statens Museum for Kunst y en el Thorvaldsens Museum.

Las flores de Jensen se arreglaban típicamente como un ramo de flores en un jarrón, normalmente en una bandeja. Un fondo oscuro y neutral ayudaba a enfatizar los tonos claros de las flores. Las rosas eran a menudo el tema principal, a veces con otra flor como un lirio o con varias flores de diferentes variedades. Jensen dominaba el arte de reproducir la naturaleza. Su apreciación de las obras maestras anteriores puede verse en su propio trabajo. Sus pinturas son característicamente ricas en color y variedad. Algunas de ellas representan flores sobre una mesa o en una cesta, tal vez ensartadas en una corona. Aunque fue uno de los varios artistas que pintó plantas exóticas de Rosenborg, era más feliz cuando pintaba en el campo en Gentofte, a veces pintando flores silvestres o fresas. Algunas de sus obras de la década de 1840 contienen frutas exóticas o incluso aves.