Herman Kruyder (Lage Vuursche, 7 de junio de 1881-Ámsterdam, 29 de abril de 1935) fue un pintor holandés. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Bodegón con botella de vino”, fechado en 1914.

Formado como vidriero en la Escuela de Artes Aplicadas de Haarlem, en 1907 comenzó en los alrededores de Haarlem y Heemstede a dibujar y pintar paisajes. Inspirado por el cubismo y el expresionismo, desarrolló su propio estilo, caracterizado por los colores intensos. En 1926 se trasladó a Blaricum, donde trabajó en un estilo realista. Debido a una depresión, su obra se volvió más sombría y desolada.