Telesforo Fernández Cuevas (Oviedo, 5 de enero de 1849-6 de noviembre de 1934) fue un pintor del realismo asturiano. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Bodegón”, fechado en 1985.

Pintor al que la bohemia y la miseria llevaron a la realización de una obra prolífica pero bastante irregular, en la que sobresalen algunos cuadros en los que se retrata el paisaje asturiano, en especial los alrededores de Oviedo y del Nalón, con justeza de dibujo, luz y color.

La niñez de Cuevas se caracterizó por la discreta posición económica de su familia y la educación que recibió junto con sus otros hermanos, dibujantes y pianistas de calidad; tampoco le faltaron el cariño a su persona y los halagos a su obra. Vio cómo su cuadros eran calificados de “hermosísimos”; su gusto de “irreprochable”, su persona de “eminente” y de “gran pintor asturiano”; sin embargo nada pudo con su vida bohemia y murió a los ochenta y cinco años en el Hospital Provincial de Asturias.

Su dos grandes amores, Asturias que retrató en multitud de ocasiones, y la comida, que le faltó en también bastantes, son los motivos principales de sus cuadros. Paisajes y bodegones; bodegones con todo género de carnes, frutas, huevos, pescados y panes; y, naturalmente, botellones y vasos de vino.

Sus cuadros y dibujos se cuentan por cientos. Entre los dibujos, el más conocido, sin duda, es el que publicó de El Carbayón en La Ilustración Gallega y Asturiana de 10 de noviembre de 1879. En el Museo de Bellas Artes de Asturias se expone Alrededores de Oviedo, uno de los característicos paisaje de su etapa central.