Aurelio Blanco Castro fue un interesante pintor español. Estudia en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, donde es discípulo de Marceliano Santa María. En la Exposición Nacional de Arte de la Obra Sindical de Educación y Descanso de 1941 consigue por su cuadro Luciana medalla de oro y pensión de viaje de estudios a Alemania. En 1943 es premiado con la beca Conde de Cartagena otorgada por la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Bodegón”, fechado en 1943.

Según Pantorba, obtuvo tercera medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes de 1945 con Misionero bendiciendo la mesa en casa de sus padres, en donde inmortaliza a su madre y a su hermana. En 1950 gana la primera medalla del Salón de Otoño con el retrato Mi madre. Recibe el premio de la Diputación Provincial de Pontevedra en la exposición de 1957 y en 1960 expone en la sala Macarrón de Madrid.