Fernand Toussaint (1873-1956) era un pintor belga. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Banquete”, fechado en 1903.

Nació en Bruselas en 1873 en una familia de clase media-alta. Cuando sus padres descubrieron su talento para el dibujo, le ayudaron a desarrollarlo plenamente.

Comenzó a estudiar arte con Jean-François Portaels y en la Academia Real de Bellas Artes a la edad de 15 años. A los dieciocho años se fue a París para continuar sus estudios allí. Estudió con el conocido retratista belga Alfred Stevens. Se especializó en pintar retratos de mujeres, naturalezas muertas y paisajes urbanos, en los estilos Impresionista, Art nouveau y Post-Impresionista. Sus obras incluyen pinturas, acuarelas y carteles. También es un famoso artista que representa bellas naturalezas muertas florales e interiores, vistas de la costa y paisajes marinos. En este género sus pinturas deben ser comparadas con las de los pintores de su época, como Constant Permeke y Adrien le Mayeur de Merprès, que influyeron mucho en su propia manera. Uno de los críticos de arte belgas de la época, Camille Lemonnier, dijo de Toussaint que era “uno de los pintores que ampliaba el horizonte del paisaje pacífico e íntimo”. A partir de 1895 Toussaint había recibido muchos pedidos de carteles comerciales para diferentes eventos oficiales. Murió en el suburbio bruselense de Elsene.