Ejnar Nielsen (9 de julio de 1872 – 21 de julio de 1956) fue un pintor e ilustrador danés, que fue uno de los principales defensores de la pintura simbolista en el arte danés. También es conocido por su gran mosaico en Stærekassen, una ampliación del Teatro Real Danés en Kongens Nytorv en Copenhague. Fue profesor de la Real Academia Danesa de Bellas Artes de 1920 a 1930 y recibió la Medalla Eckersberg de la Academia en 1908 y la Medalla Thorvaldsen en 1913. Su obra no fue ajena al vino. Esto lo podemos comprobar en “Anciano en la mesa”, fechado en 1903.

Ejnar Nielsen nació el 9 de julio de 1872 en Copenhague. Se educó en la Real Academia Danesa de Bellas Artes entre 1889 y 93 y en la Escuela de Pintura de Zahrtmann de 1895 a 1896. En 1894 viajó a Gjern en el centro de Jutlandia donde pintó la gente y paisajes ondulados. Durante este período, se estableció como un defensor central del simbolismo en el arte danés, pero después del cambio de siglo se convirtió en una expresión más clásica. También ilustró libros como Den gamle Mands Barn (Juleroser 1900, Vejen Kunstmuseum) e Ijobs Bog (træsnit, 1927). De 1932 a 1937, ejecutó el gran mosaico del techo del pasaje arqueado bajo la torre del escenario de la ampliación del Stærekassen del Teatro Real Danés en Kongens Nytorv en Copenhague. Al final de su carrera pintó principalmente flores y paisajes.

En el arte de Ejnar Nielsen se une la tradición del realismo social con las tendencias de los años 1890 al simbolismo, la estilización y la monumentalización. En su gama de colores predominan los tonos grises, lo cual muestra su familiaridad con el arte de Hammershøi, pero en Nielsen la descripción de los temas es más ascética, menos sensible y menos material. Nielsen fue alumno en la Academia de Arte en Copenhague de 1889 a 1893 y de la Escuela Libre de Estudios para Artistas, bajo la instrucción de Kristian Zahrtmann, en 1895 y 1896. Sin embargo, en su desarrollo como artista un elemento muy decisivo fue su estancia durante 1894, en el apartado pueblo de Gjern, en Jutlandia, donde llegó a vivir en estrecha relación con la población local. Sus temas artísticos se inspiraron de aspectos de la vida de los modestos campesinos, sobre todo, en cuanto a la elucidación de la vida por la muerte. En algunos cuadros impregnados de un realismo agobiante, el artista pintó jóvenes marcados por la muerte, pero que serenamente han aceptado su destino, y la muerte parece como una conclusión natural de las penas de la vida. Empero, también pintó cuadros de personas que a pesar de graves impedimentos pudieron encontrar puntos luminosos en la existencia. Nielsen estuvo por primera vez en París de 1900 a 1901, en donde fue profundamente influido por el arte de Puvis de Chavannes; al año siguiente estuvo en Italia donde se dejó influir sobre todo por Andrea del Castagno.