Francisco de Goya y Lucientes fue un pintor y grabador español. Su obra abarca la pintura de caballete y mural, el grabado y el dibujo. En todas estas facetas desarrolló un estilo que inaugura el Romanticismo. No es la primera vez que hablamos de él. Y como ya sabrás, su obra no es ni mucho menos ajena al vino. Esto lo podemos apreciar, entre otros cuadros, en El albañil borracho, fechado en 1786.

Según texto extractado de La Belleza Cautiva. Pequeños tesoros del Museo del Prado, Museo Nacional del Prado, Obra Social la Caixa, 2014, p. 190, nos encontramos ante un “estudio preparatorio, y de presentación al rey, del cartón para tapiz El albañil herido. Las composiciones principales de la serie en la que se integra están dedicadas a las estaciones del año, por lo que la relación de este asunto con ella plantea algunos interrogantes. Ante un fondo de andamios, dos personajes trasladan a un hombre sin calzones, con las medias caídas y la camisa manchada de sangre a causa de la herida de su cabeza. Sus compañeros, de humilde condición, según se deduce de su andrajoso atuendo, se miran con complicidad y se ríen. El carácter cómico que adquiere así la escena hace improbable la crítica de contenido social sobre la escasa seguridad de los obreros y albañiles en su trabajo que tradicionalmente ha recibido la composición final. Por otra parte, tampoco hay elemento alguno que indique que el personaje esté ebrio”.

El albañil borracho es un óleo sobre lienzo pintado por Francisco de Goya, entonces reputado pintor de tapices para los palacios reales. Perteneció a la quinta serie acometida por éste, y, como todas las piezas que la componen, fue pintado entre 1786 y 1787. Goya vendió sus bocetos inacabados en cartones a los duques de Osuna, y en 1896 pasaron a formar parte de la colección particular de Pedro Fernández Durán y Bernaldo de Quiraldós, quien los donó al Museo del Prado en 1931. Desde entonces ha permanecido en dicho museo.

No está del todo claro con qué objetivo se emprendió la realización de esta pieza. Lo más probable es que en efecto haya sido un boceto para El albañil herido, y que Goya se hubiese visto obligado a cambiar el motivo de su composición por un choque con los directores de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara. Junto a Una mujer y dos niños junto a una fuente y La trilla, pertenece a la serie de esbozos del quinto conjunto de tapices goyescos, con destino al comedor del príncipe Carlos de Borbón en el Palacio del Pardo. La serie quedó incompleta tras la muerte de Carlos III en 1788, pasando a decorar habitaciones en El Escorial sin un orden fijo. Todos los bocetos preparatorios de Goya para sus cartones fueron vendidos a los duques de Osuna, mecenas del artista. En 1896, sus herederos vendieron las obras a la familia del noble español Pedro Fernández Durán y Bernaldo de Quiraldós. En dicha subasta la pinacoteca del Prado adquirió La pradera de San Isidro, La gallina ciega y La ermita de San Isidro, todos ellos lienzos preparatorios para los cartones del aragonés.

En la obra puede observarse que un albañil en evidente estado de embriaguez es llevado a cuestas por dos de sus compañeros, que se burlan de su deplorable estado, sin pantalones y con una de sus calzas caídas. En lontananza se mira una construcción. Al igual que La nevada y Los pobres en la fuente, es la única obra del primer período de Goya en Madrid que no se ajustó a las convenciones artísticas del rococó, sino que preconizó el romanticismo. Ello no fue óbice para que los directivos de la Real Fábrica de Tapices de Santa Bárbara —dependencia donde se tejían los tapices— impusiesen a Goya un formato alargado para esta obra.

Fue concebido originalmente como una obra burlona y de carácter jocoso, como gustaban a los príncipes. Pero la presencia de la ebriedad en el cuadro no hubiese sido apta para un palacio real, como considera Hagen, por lo que se transformó en un lienzo que representa a un herido pero que a la vez hizo referencia al carácter benefactor que había demostrado Carlos III con su edicto de 1784 protegiendo a los albañiles.

La interpretación cómica que ha recibido a menudo difiere de como se ha visto tradicionalmente a El albañil herido, como obra de contenido social y crítica encubierta al pésimo estado de seguridad de los trabajadores. Este cuadro inicia el gusto por la temática rebelde que luego abundará en Goya, pionero en representar la vida del proletariado. El albañil borracho posee un marcado carácter satírico. En este punto recae el mayor contraste con El albañil borracho, cuadro que comienza la escuela del realismo social al presentar al pobre como héroe. Los rostros risueños, tan diferentes al oscuro cielo y la construcción situada detrás de la escena indican el sentimiento de Goya hacia los pobres. El aragonés se verá sumamente identificado con las clases bajas de la época.

Con cromatismos pardos y grises, el cuadro presenta una rápida ejecución que Goya pondría de realce en años posteriores. La sensación invernal que se respira en este cuadro intenta demostrar una posible relación con La nevada y Los pobres en la fuente. La capacidad de Goya como retratista se manifiesta al plasmar los burlones rostros de los obreros, que a la postre experimentarían una metamorfosis. El artista se preocupó en esta obra por el espacio pictórico, cuestión que resolvió gracias a la sucesión de planos y a la baja perspectiva característica de sobreventanas como El bebedor. El oscuro colorido y la pincelada empastada en primer plano y diluida en el fondo recuerda a La vendimia. Nigel Glendinning considera que podría tratarse de un directo antecedente de los cuadros para la alameda de los duques de Osuna. Ambos no son sino una fiel muestra de que el aragonés ya no creía en el pintoresquismo y anhelaba separarse de las costumbres impuestas en los tapices.

¿Te ha gustado esta obra? Si también te gusta el vino, te invitamos a que encuentres las mejores propuestas de estos caldos en la tienda online de Licores Reyes ¿Nos visitas? http://tiendalicoresreyes.es

Un artículo de Alberto Muñoz Moral
Responsable de Comunicación de Licores Reyes